0
Publicado el 20 Noviembre, 2018 por Fernando Carr Puruas en Gazapos
 
 

Cuestión de fundamentalismo y geografía

Fundamentalismo no tiene solamente carácter religioso, sino que puede manifestarse en cualquier ámbito de la vida social, política o económica

Fundamentalismos

Por FERNANDO CARR PARÚAS

(Recordamos a nuestros lectores que recientemente perdimos físicamente a Fernando, pero estamos cumpliendo el compromiso de publicar todas las colaboraciones que nos dejo escritas)

MUCHAS veces oímos hablar del fundamentalismo y casi siempre se refiere al fundamentalismo islámico. La voz fundamentalismo aparece por primera vez en el diccionario académico en su XXII edición, de 2001, y tiene varias acepciones. La primera de ellas –la más empleada– dice: ‘movimiento religioso y político de masas que pretende restaurar la pureza islámica mediante la aplicación estricta de la ley coránica a la vida social’. La segunda acepción –menos conocida entre nosotros– es ‘creencia religiosa basada en una interpretación literal de la Biblia, surgida en Norteamérica en coincidencia con la Primera Guerra Mundial’. Y la última de las acepciones es ‘exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida’. Como se observa, este último tipo de fundamentalismo no tiene solamente carácter religioso, sino que puede manifestarse en cualquier ámbito de la vida social, política o económica.

ENTRE las varias acepciones de la palabra cuestión, quizás la que mejor encierra todo lo que supone la voz, es esta: ‘Asunto o materia’. En cierta ocasión un amigo le preguntó al filósofo y político griego Anaximandro (610-547 a. n. e.) si era mejor casarse o quedarse soltero. Y el filósofo le contestó: “No debes preocuparte por tal cuestión, pues de cualquiera de las dos maneras serás desdichado”.

GAZAPO GEOGRÁFICO

La Organización del Atlántico Norte (OTAN), se creó durante la Guerra Fría para combatir a la Unión Soviética y los países cercanos políticamente a ella. Cuando desapareció la Unión Soviética la OTAN prometió no incluir a estos países, pero faltó a su palabra. Empezó a incluir países del este. Los primeros fueron: Polonia, Hungría y la República Checa; y después Estonia, Letonia y Lituania, que formaban parte de la Unión Soviética, pero siguieron otros: Albania, Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Montenegro y Rumania, y están en lista, “calienticos”, Georgia y Ucrania.

 

El pasado viernes 15 de junio de 2018, en un periódico apareció una lista de los veintinueve actuales países miembros de la OTAN, junto a un mapa en el cual se encontraban sombreados todos ellos.Con el número 16 estaba escrito en la lista el nombre de Hungría, aunque este país no fue sombreado. Por su parte, no aparece en esa lista el nombre de Austria, que ha deseado estar alejada de la OTAN, pero en el mapa aparece sombreado con el número 16. Es decir, quien hizo el mapa no estuvo muy claro de qué se debía sombrear y qué no.

 


Fernando Carr Puruas

 
Fernando Carr Puruas