0
Publicado el 22 Enero, 2019 por Fernando Carr Puruas en Gazapos
 
 

Deus ex machina… sin duda

“Existen dos maneras de ser feliz en esta vida: una es hacerse el idiota y la otra, serlo”
(Ilustración de: .literautas.com)

(Ilustración de: .literautas.com)

Por FERNANDO CARR PARÚAS

(Recordamos a nuestros lectores que recientemente perdimos físicamente a Fernando, pero estamos cumpliendo el compromiso de publicar todas las colaboraciones que nos dejo escritas)

UNA voz que sufrió cambios en la edición XXII del diccionario académico, de 2014, fue la locución latina deus ex machina. En la edición anterior, de 2001, aparecía españolizada, en letra redonda, pero ahora se mantiene la forma latina y debe escribirse en cursivas. Pero no solo eso, sino que, acertadamente, se incluyeron dos acepciones las cuales eran mucho más usadas y no habían sido aceptadas aún por la corporación matritense. La locución deus ex machina literalmente significa ‘el dios [que baja] de la máquina’. La primera acepción, existente en la edición de 2001, está en la clasificación de Teatro, y dice: ‘En el teatro de la Antigüedad, persona que representaba a una divinidad y que, mediante un mecanismo, descendía al escenario para resolver situaciones complicadas o trágicas’. Las dos acepciones incluidas son las siguientes: ‘Persona o cosa que, con su intervención, resuelve, de manera poco verosímil, una situación difícil dentro de una obra literaria’ y ‘persona o cosa capaz de solucionar, sin dificultad aparente, todo tipo de situaciones’.

YA lo he explicado antes en esta columna, pero considero necesario recordarlo. La locución adverbial sin duda se escribe así, en singular. Esto no quiere decir que la forma plural no sea usada por una buena cantidad de personas, aunque lo hacen mal. Pero sí resulta inconcebible que en los medios de difusión se continúe escuchando y leyendo “sin dudas”, pues lo correcto es –y lo repito– en singular: sin duda. En el Diccionario panhispánico de dudas (2005) se ofrecen varios ejemplos de lo dicho antes.

Felicidad es una voz sustantiva y significa ‘estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien’ y también es ‘satisfacción, gusto, contento’. Sigmud Freud (l856-1939), el gran neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador del psicoanálisis, también fue un pensador famoso. Acerca de este tema expresó: “Existen dos maneras de ser feliz en esta vida: una es hacerse el idiota y la otra, serlo”.

HE estado oyendo últimamente a un locutor deportivo de la televisión decir cosas como esta: “Los estadios estaban plagados de gentes”. El asunto es que con la voz “plagado” el locutor de marras pretendió decir ‘lleno, repleto, hasta el tope de gentes’, pero ese no es el significado del adjetivo plagado, pues, lo que quiere decir es ‘herido o castigado’. El verbo plagar proviene del latín tardío plagãre –que significa ‘zurrar, golpear’– y quiere decir: ‘Llenar o cubrir a alguien o algo de una cosa generalmente nociva o no conveniente’ y también es, aunque realmente está algo desusado, ‘ulcerar, llagar’.


Fernando Carr Puruas

 
Fernando Carr Puruas