1
Publicado el 21 Enero, 2019 por Fernando Carr Puruas en Gazapos
 
 

Parafernalia de chilenismos: de pochonga a pionco

(Foto: pousta.com/facebook-chilenismo-pablo-delciel)

(Foto: pousta.com/facebook-chilenismo-pablo-delciel)

Por FERNANDO CARR PARÚAS

(Recordamos a nuestros lectores que recientemente perdimos físicamente a Fernando, pero estamos cumpliendo el compromiso de publicar todas las colaboraciones que nos dejo escritas)

Muchas veces se escucha decir a alguien que ha asistido a un sitio muy ruidoso, donde impera el caos: “Aquello era una parafernalia”, y se empleó incorrectamente la palabra parafernalia, pues ella quiere decir otra cosa. Parafernalia es una voz proveniente del inglés paraphernalia, y este del latín paraphernalia o parafernalía [bona] ‘[bienes] parafernales’. Significa: ‘Conjunto de usos habituales en determinados actos o ceremonias, y de objetos que en ellos se emplean’. Sin embargo, se usa más en sentido irónico.

AMERICANISMOS

Chilenismos

Veamos algunas voces chilenas:

  • La ‘mentira’ tiene dos nombres. Uno es pocha y el otro, pochonga.
  • Al gordo, al rechoncho, se le llama también de dos formas. Una es pocho y la otra, pochoco.
  • Para describir a una persona ‘ñata’ se le puede decir tanto natocho, natocha como ñatucho, ñatucha.
  • Se le da el nombre de llalli a lo que en España son las rosetas de maíz, y en Cuba rositas de maíz. En México se les llama palomitas.
  • El universal juego de los muchachos que se llama “de los escondidos” o “a las escondidas”, tiene en Chile nombres muy originales, como juego de la pilladita o jugar a pillarse.
  • Guacho es como se le dice al ‘huérfano’. También se emplea en Argentina.
  • La voz chorra es propia de Chile, pues así se le denomina al ‘argot o caló del hampa chilena’. Por ejemplo, en lengua chorra, el ‘policía’ es tira.
  • Una voz mapuche, de uso común en Chile, es luche, la cual significa lo mismo que tejo, inférnaculo, rayuela, o el juego del pon.
  • Me hicieron una anécdota de una jovencita chilena que salió con una cubana recién llegada al país austral y la muchachita chilena, se adelantó y antes de entrar en un recoveco de una tienda le dijo a la cubana que esperara afuera si estaba viendo algo que le interesaba, pero de pronto salió de allí como bala por tronera. La cubana le dijo: “¿Pero qué te ha sucedido?”, y la chilenita –mientras tomaba a la otra por una mano y salía corriendo de allí– le dijo con voz entrecortada: “Hay un hombre pionco ahí”. Por supuesto, la cubana se quedó en Babia, pero corrió junto a la chilenita. Ya pasado el susto, le preguntó a esta qué le pasaba al hombre del cuento.  Y ella le explicó. El caso es que pionco significa ‘desnudo de medio cuerpo abajo’.

Fernando Carr Puruas

 
Fernando Carr Puruas