0
Publicado el 15 Mayo, 2015 por Redaccion Cultura e Historia en Historia
 
 

15 de mayo de 1955

Excarcelación de los moncadistas

15 de mayo de 1955 Excarcelación de los moncadistas

15 de mayo de 1955
Excarcelación de los moncadistas

Desde el amanecer del 16 de mayo de 1955, centenares de personas aguardan en la Terminal de ferrocarriles de La Habana. Cerca de las ocho de la mañana entra el tren de Batabanó, el cual trae a los moncadistas, quienes cumplían sanciones en el Presidio Modelo de Isla de Pinos y habían sido excarcelados el día anterior gracias a la amnistía a los presos políticos que la presión popular le arranca a la tiranía. Años después el periodista Enrique de la Osa relataría: “Todavía estaba en marcha el tren cuando fue prácticamente asaltado. A Fidel Castro lo sacaron por la ventanilla y lo pasearon en hombros. Un grupo de madres que habían perdido a sus hijos en los sucesos de Santiago de Cuba, desplegaron una bandera cubana y rompieron a cantar el Himno Nacional. Cientos de voces las acompañaron”. Dentro de la multitud está la dirección revolucionaria de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), encabezada por José Antonio Echeverría, quien ostenta un yeso en el brazo izquierdo, evidencia del último enfrentamiento con la policía. Sobre la concentración que la FEU organiza para homenajear a los presos recién excarcelados el estudiante de Arquitectura ha anunciado. “Será invitado el doctor Fidel Castro para que haga el resumen”. La prensa asedia a Fidel tanto en la misma Gerona como en Batabanó y La Habana. “¿Piensa quedarse en Cuba?”, le preguntan. “Sí, pienso quedarme en Cuba, luchando a visera descubierta. Combatiendo al gobierno, señalando sus errores, denunciando sus lacras, desenmascarando gánsteres, porristas y ladrones”. En el trayecto marítimo hacia la Isla mayor ha hablado con sus compañeros de cárcel sobre la fundación del Movimiento 26 de Julio para liderar la oposición revolucionaria contra el batistato. Sabe que en la Cuba de 1955 no hay otro camino que el del 68 y el del 95, pero hay que convencer al pueblo de que no hay otra opción. “Los cubanos amamos la paz pero más amamos la libertad”, puntualiza ante los reporteros. “Estamos por una solución democrática, el único que se ha opuesto a soluciones pacíficas es el régimen”. Pronto ofrecería pruebas evidentes al pueblo de la certeza de sus palabras.

 


Redaccion Cultura e Historia