0
Publicado el 28 Febrero, 2016 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

28 de febrero de 1876: Cafetal González

Los españoles tienen más de 100 bajas y 30 fusiles, 50 caballos más gran cantidad de pertrechos quedan en manos de los insurrectos

A cargo de Pedro A. García

Máximo Gómez (Foto: cubadebate.cu)

Máximo Gómez (Foto: cubadebate.cu)

El único paso del río Arimao está bloqueado por los españoles.

Máximo Gómez (foto) decide el 28 de febrero de 1876 internar sus 300 mambises en el Cafetal González, a unos 30 kilómetros al suroeste de Santa Clara, y los enrumba por las faldas de la loma del Jíbaro.

Al salir del desfiladero divisan unos 500 jinetes enemigos.

Gómez envía al escuadrón de Loret de Mola a entablar combate y simular una retirada, para que la caballería comandada por Gabriel González cargue al machete.

Los peninsulares caen en la trampa y atacados por el flanco y por el frente, se refugian desconcertados en una pequeña meseta.

Gómez, en otro movimiento de engaño, deja una brecha en la falda de la loma.

Algunas secciones enemigas intentan escapar por allí y son masacradas.

Tras tres horas de combate, los cubanos se retiran al saber que un imponente refuerzo hispano viene en camino.

Los españoles tienen más de 100 bajas y dejan 30 fusiles, 50 caballos y gran cantidad de pertrechos en manos de los insurrectos, que solo lamentan la muerte de ocho patriotas.


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García