0
Publicado el 19 Abril, 2016 por ACN en Historia
 
 

Girón: Pilotos y técnicos se impusieron a las circunstancias

Sobre el papel que desempeñó la fuerza aérea revolucionaria en la victoria de Bahía de Cochinos, habla Jorge Osmani Moreno Pérez, jubilado y actual vicepresidente del Grupo de Simuladores de Vuelo del Club de Aviación de Cuba
Compartir
(aquellasarmasdeguerra.wordpress.com)

(aquellasarmasdeguerra.wordpress.com)

Por Ana Leticia López Enamorado

Jorge Osmani Moreno Pérez se considera un hombre atrevido porque a pesar de estar jubilado aprovecha el tiempo en escribir temas sobre el rescate de la historia de la aviación cubana.
Y más que un hombre atrevido, como él mismo se cataloga, diría que gracias a su sapiencia y don de buen comunicador, conquistó a un auditorio con el documental “La batalla aérea de Playa Girón”, estrenado recientemente en la Casa del Alba Cultural, en un encuentro al que asistieron algunos protagonistas de la epopeya.
El material fílmico destaca la participación de la fuerza aérea revolucionaria en Girón como un referente en la historia del pueblo cubano.
Sin embargo Osmani Moreno, quien es vicepresidente del Grupo de Simuladores de Vuelo del Club de Aviación de Cuba, no solo incursiona en el mundo del audiovisual, sino también colabora desde 2011 para la revista internacional Avión Revue, en la edición especial para América Latina, e imparte conferencias en centros culturales del país.
Sobre el papel que desempeñó la fuerza aérea revolucionaria en la victoria de Bahía de Cochinos, habla Moreno para la ACN.
-¿Cuál fue la misión de la fuerza aérea en la batalla de Playa Girón?
-Como la fuerza aérea revolucionaria es la única que puede enfrentar al enemigo en zonas estratégicas, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) se pone en función de destruir la aviación cubana.
“Cuando llega la invasión, Fidel da las primeras órdenes de destruir los barcos enemigos e informar de sus posibles movimientos; en ese instante se desconoce la envergadura de tal suceso.
“El General de División Enrique Carrera Rolás, maestro de los pilotos en Cuba (fallecido), pensó que se encontrarían unos barquitos, pero sucedió todo lo contrario. Según contó él, aquello parecía un desembarco de la II Guerra Mundial en miniatura.
“Con el hundimiento del buque Río Escondido se destruyen las condiciones que la CIA pretendía crear para operar su fuerza mercenaria desde Girón. Las provisiones, el armamento que traían en los barcos se hundió; por lo tanto el plan de acción fracasó. Solamente el primer día, las fuerzas aéreas derribaron cinco aviones de combate”.
-Durante la invasión, ¿qué aviones utilizó la fuerza aérea revolucionaria y cuál era su estado físico?
“Los T-33 no eran aviones de combate, sino de entrenamiento. Tenían dos ametralladoras calibre 50 y podían llevar bombas. En tanto, el Sea Fury, fue un avión inglés de hélice de combate más rápido, mientras que los bombarderos ligeros o B-26 tenían un poder de fuego muy grande, y eran capaces de portar buena cantidad de armas.
“Cuando había aviones de alta, listos para volar, sucedía que eran insuficientes los pilotos y viceversa. En cambio, la fuerza mercenaria tenía mejores condiciones, contaba con 16 aviones, más de 30 pilotos. A pesar de esto, la fuerza aérea nacional demostró combatir bien.
“En otro sentido, los aviones cubanos presentaban una situación crítica. Los pilotos no deseaban saber lo que hacían los técnicos para arreglar las naves. A los Sea Fury se le adaptaron frenos y motores de camión.
“El técnico reparador Tirso Campanioni, cuenta que los cables eléctricos se derretían, las pistas eran de gravilla y las gomas, al aterrizar seis o siete veces, se gastaban, por lo cual utilizaron gomas de camiones. Se intercambiaron piezas de una nave para otra, lo que está prohibido pues hay elementos en la estructura de los aviones que no se pueden cambiar y tenían que hacerlo, porque no había otra alternativa.
“Era más riesgoso volar que combatir; pero técnicos y pilotos se sobrepusieron a las circunstancias y lo lograron”.
-¿Qué valores distinguieron a las tropas cubanas?
“Hubo derroche de valor en todos los sentidos. Los milicianos pelearon muy duro, al igual que el batallón de la policía revolucionara, y los muchachos de las ametralladoras cuatro bocas, quienes tenían 14 y 15 años”.
-Significación histórica del hecho.
“Se logró la primera derrota del imperialismo en América Latina. Los mercenarios reconocieron que fueron ellos los que nos agredieron. El pueblo cubano demostró ser un ejemplo ante el mundo, pues bajo condiciones difíciles alcanzó la victoria”. (ACN)

Compartir

ACN

 
ACN