0
Publicado el 26 Mayo, 2016 por ACN en Historia
 
 

Uvero: un combate por solidaridad

Fidel Castro, al frente del entonces incipiente Ejército Rebelde, conoció de la expedición del yate Corinthia, y para desviar la atención de la soldadesca enemiga que iría tras la persecución de quienes arribarían por mar decidió realizar el ataque contra la guarnición de El Uvero
(cubahora.cu)

(cubahora.cu)

Por Jorge Wejebe Cobo

En el poblado de El Uvero, al pie de la Sierra Maestra en su costa sur, en mayo de 1957 las fuerzas de Fulgencio Batista reforzaron el cuartel con un destacamento de 60 soldados, fuertemente equipados, y aunque el destino de esa unidad era inexorablemente sufrir el cerco y la derrota a manos del Ejército Rebelde, un acontecimiento inesperado adelantó el fin.

Los servicios de inteligencia de la dictadura batistiana penetraron los planes de un grupo de revolucionarios dirigidos por Calixto García White, que viajaban rumbo a Cuba a bordo del yate Corinthia, el cual inició la travesía el 19 de mayo desde Miami.

El desembarco de los 27 expedicionarios ocurrió en la costa norte de la actual provincia de Holguín, donde el coronel Fermín Cowley, jefe militar de la región, los esperó con cientos de soldados y asesinó a la mayoría de los expedicionarios, entre ellos a su jefe, e impidió que se establecieran en la Sierra Cristal como eran sus planes.

Fidel Castro, al frente del entonces incipiente Ejército Rebelde, conoció de la expedición y para desviar la atención de la soldadesca enemiga que iría tras la persecución de quienes arribarían por mar decidió realizar el ataque contra la guarnición de El Uvero, expresó en su reflexión del primero de junio de 2007, titulada “Un esclarecimiento honesto”.

Destacó que un fuerte sentimiento de solidaridad los llevó a una decisión difícil que ponía en gran peligro la existencia de los rebeldes, pero prevalecieron los valores de lealtad con los que combatían a la dictadura sin importar a que tendencia u organización insurreccional pertenecian.

En esa época, el núcleo insurreccional de alrededor de 100 combatientes se iniciaba en su estrategia de realizar emboscadas en los caminos y vías de acceso, en las cuales el factor sorpresa y el dominio del terreno montañoso permitían hacer bajas, sin casi pérdidas.

Más adelante pasaron al cerco y aniquilamiento de unidades enteras del ejército batistiano en sus ofensivas o intentos de operar en la Sierra. Pero en mayo de 1957 faltaba más de un año para esa etapa.

De ahí que asaltar una posición bien defendida, sin armas pesadas, ni grandes cantidades de parque, como sucedió en El Uvero, representó una durísima prueba para el Ejercito Rebelde en formación.

Con informaciones escasas e imprecisas en la madrugada del 28 de mayo, el Comandante en Jefe inició el ataque al cuartel de El Uvero con un disparo de su fusil de mira telescópica que destruyó la planta de radio e impidió a la soldadesca solicitar refuerzos, en especial de la aviación.

Los bombardeos aéreos representaban un riesgo para los rebeldes, enfrascados en un combate frente a un enemigo que casi lo igualaba en número, bien atrincherado en fortines hechos de gruesos troncos de madera que tuvieron que ser tomados uno a uno con un gran derroche de coraje y vidas de los atacantes.

Juan Almeida resultó impactado en el pecho y se salvó porque una cuchara que llevaba en el bolsillo atenuó la herida. Guillermo García mantuvo el fuego y neutralizó uno de los fortines. Ernesto Che Guevara disparaba parado con un fusil ametralladora que se encasquillaba.

Raúl Castro avanzó con su pequeño pelotón contra otro de los fortines de troncos, todo en una carrera contra el tiempo antes de que fuera a aparecer la aviación.

Así fue transcurriendo el asalto, hasta que los soldados se rindieron después de alrededor de tres horas de acción bélica.

Casi la tercera parte de los participantes resultaron muertos o heridos. Las fuerzas rebeldes tuvieron siete bajas y ocho heridos, entre ellos Juan Almeida, mientras que las fuerzas batistianas perdieron 14 hombres y totalizaron 19 heridos. Solo unos pocos soldados pudieron escapar.

Los revolucionarios ocuparon decenas de fusiles, armas cortas y miles de proyectiles y sobre todo en la tropa se acrecentaron el espíritu de lucha y la decisión de vencer.

El ejército de Fulgencio Batista también sufrió una gran desmoralización al comprobar que los rebeldes no asesinaban a los prisioneros que fueron liberados el propio 28 de mayo, después de atender sus heridos, mientras ese mismo día el esbirro Fermin Cowley ultimaba a 16 prisioneros del Corinthia. ( ACN)


ACN

 
ACN