0
Publicado el 23 Agosto, 2016 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

El general Quintín

Quintín-BanderasNace en Santiago de Cuba el 30 de octubre de 1834 y lo bautizan como José Quintino Bandera Betancourt, pero para la Historia y el pueblo cubano es y siempre será el General Quintín.

Se incorpora el primero de diciembre de 1868 a la tropa mambisa de Donato Mármol, con la cual inicia su amplio expediente de insurrecto.

En 1870 ya era alférez; en 1873, capitán. De esta época son algunas de las leyendas y mitos que la tradición popular le hizo protagonizar.

En noviembre de 1875, marcha con un grupo de orientales a Las Villas para reforzar el contingente invasor de Máximo Gómez que ya operaba en esa región.

Rápidamente es ascendido a comandante (marzo de 1876). Maceo lo asciende a teniente coronel en 1878. Ese mismo año participó en la Protesta de Baraguá.

Por haberse ido a la manigua durante la Guerra Chiquita, España lo envía a una prisión en Baleares. Regresa en 1886.

Encabeza uno de los 35 levantamientos del 24 de febrero de 1895. El 22 de octubre de ese año, partió junto con Antonio Maceo en la columna invasora hacia el occidente de la Isla.

Cuentan que por aquellos días, dos columnas españolas se encontraron y una de ellas, al “Alto, quién vive”, respondió: “San Quintín”, pero los de la primera columna entendieron “Quintín” solamente, y se generalizó el tiroteo con muchos peninsulares muertos. Antonio Maceo, tras enterarse del suceso, solía bromear: “Yo, solo con el nombre del compadre Quintín, soy capaz de tomar La Habana”.

Al cesar la dominación española, ya en la república neocolonial, sumido en la pobreza, se ve obligado a desempeñar oficios modestos, como recogedor de basura y vendedor de jabones de muestra. En este último trabajo, dicen que fue a una barbería a que le cortaran el pelo. “Aquí no se pelan negros”, le contestó el racista aprendiz de fígaro. Cuentan que de un puñetazo lo envió a dormir.

Durante la sublevación liberal de 1906, ante la fraudulenta reelección de Estrada Palma, un delator lo entregó a la Guardia Rural y el ya anciano mambí fue asesinado el 23 de agosto de ese año.


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García