0
Publicado el 16 Noviembre, 2016 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Marcos Behemaras

En medio de una cobertura periodística en el municipio de Baracoa, fallece el 16 de noviembre de 1966 en un accidente a orillas del río Yumurí

 

Marcos Behemaras.Se le ocurre simbolizar a la juventud cubana, en plena lucha contra la tiranía batistiana, con un perro sato, al que llama Pucho. El pueblo ríe a carcajadas con sus textos sobre ese can, que plasmado en imágenes en las páginas del semanario Mella por el lápiz mágico de Virgilio Martínez, lo mismo orina un retrato del sátrapa que al mismísimo general dictador en persona, o muerde a sus más connotados esbirros.

Según testimonio del caricaturista Francisco Blanco, Marcos Isaac Behemaras Suárez (Jovellanos, Matanzas, 18 de febrero de 1926), hijo de un emigrante turco y madre cubana, ingresa en la Juventud Socialista a los 17 años.

Sus primeros libretos los escribe para Radio Locura, programa de la emisora Mil Diez.

Labora en CMQ canal 6 como guionista de los cómicos Garrido y Piñero y funda Detrás de la fachada, en donde crea el “fantasmita” que encarna Consuelito Vidal.

Después del triunfo revolucionario, con su compinche Virgilio, parodia las Selecciones del Reader Digest con sus Salaciones (1960) y en el Mella aparece un nuevo personaje, el antológico Supertiñosa.

Simultáneamente, dirige Radio Progreso y Radio Habana Cuba.

En medio de una cobertura periodística en el municipio de Baracoa, fallece el 16 de noviembre de 1966 en un accidente a orillas del río Yumurí.


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García