0
Publicado el 23 Diciembre, 2016 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

El Mayor

Al frente de 35 jinetes, protagoniza el audaz rescate a Julio Sanguily

Por Pedro A. García

ignacio-agramonteCuentan que en una ocasión, solo con dos ayudantes y un escolta, se le hace de noche. En los alrededores, únicamente hallan una guayaba. El Mayor, como le llaman sus subalternos, la toma, saca el cuchillo y divide la fruta en cuatro partes iguales. Y como si impartiera una orden, exclama: “Cuatro pedazos entre cuatro, a uno”.

¿Debemos extrañarnos que a jefe así su tropa lo idolatre y le siga incondicionalmente, por más temeraria que parezca la acción?

Ignacio Eduardo Francisco Agramonte y Loynaz nace en la ciudad de Camagüey el 23 de diciembre de 1841.

Se suma a la insurrección el 11 de noviembre de 1868.

En el encuentro de Minas (26 de noviembre) se opone a la claudicación de aceptar el plan de paz sin independencia y aglutina en torno suyo a los elementos patriotas de la provincia.

Dos días después tiene su bautizo de fuego en Ceja de Bonilla.

Representante de su terruño natal en la Asamblea de Guáimaro, es uno de los redactores de la primera constitución mambisa.

Asume la jefatura militar de la división Camagüey.

Al frente de 35 jinetes, protagoniza el audaz rescate a Julio Sanguily.

Cae en el combate de Jimaguayú el 11 de mayo de 1873.


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García