0
Publicado el 15 Febrero, 2017 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Dos encuentros históricos

Una vez que el periodista Matthews parte hacia Manzanillo al mediodía, Fidel se reúne con los dirigentes nacionales del Movimiento 26 de Julio que también están en el campamento: Faustino Pérez, Haydée Santamaría, Armando Hart, Frank País, Celia Sánchez y Vilma Espín

El periodista estadounidense Matthews entrevista a Fidel en la sierra maestra.

En su diario de guerra, Raúl consigna el 16 de febrero de 1957: “[…] Desde las doce de la noche del día anterior, estaban en el campamento el periodista americano de The New York Times [Herbert Matthews], que con el Flaco [René Rodríguez] y Javier P. [Pazos] habían venido desde La Habana”.

El reportero estadounidense es un profesional sagaz y de vasta experiencia, pues había sido corresponsal de guerra en Etiopía (1935) y España (1936-1939).

Los revolucionarios cubanos lo escogen para esta cobertura por su ética y sus fuertes críticas al fascismo en reportajes y libros; por otra parte, Matthews no duda ni un instante en aceptarla, sin importarle el peligro, y parte para la Sierra a entrevistar a Fidel, a quien las agencias de prensa de su país dan por muerto.

El líder de la Revolución le relata el quehacer de la guerrilla desde su desembarco, el 2 de diciembre último. “Ya llevamos 69 días de lucha y somos más fuertes que nunca. Los soldados [de la tiranía] están peleando mal. Su moral es baja y la nuestra no puede ser más alta”. Se muestra optimista: “Es una batalla contra el tiempo y el tiempo está a nuestro favor”. El diálogo dura tres horas. Matthews toma notas en su pequeña agenda.

René Rodríguez con una camarita de cajón capta imágenes para la posteridad (una de ellas es la foto que ilustra este trabajo).

Una vez que el periodista parte hacia Manzanillo al mediodía, Fidel se reúne con los dirigentes nacionales del Movimiento 26 de Julio que también están en el campamento: Faustino Pérez, Haydée Santamaría, Armando Hart, Frank País, Celia Sánchez y Vilma Espín.

Faustino rinde cuentas de sus actividades en La Habana, desde que Fidel lo enviara allí el 23 de diciembre último, y se discute el plan de abrir otro frente guerrillero en Las Villas.

El líder de la Revolución se interesa por conocer la situación de los militantes clandestinos en las ciudades, las acciones que realizan y la forma en que logran evadir la persecución de las fuerzas represivas. Insiste en que hay que priorizar el apoyo a la guerrilla. Se acuerda la redacción de un manifiesto al pueblo de Cuba que los dirigentes del llano tienen la encomienda de divulgar. (PAG)


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García