0
Publicado el 27 Marzo, 2017 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Juan Marinello

Compartir

Afronta todos los riesgos. Se mantiene sereno lo mismo frente a la balacera con que Batista se estrena como cabecilla de sicarios en el entierro de las cenizas de Mella, que ante las bombas nazis sobre Madrid, donde se niega a bajar a los refugios. Increpa, con una ira que nadie le supone, a los que asesinaron a Jesús Menéndez y Aracelio Iglesias, y avanza sobre la soldadesca que pretende a balazos detener un desfile. Y a la edad en que otros se retiran a escribir memorias prematuras, se mantiene en la lucha, con su verbo encendido y denunciador de crímenes, contra la tiranía batistiana. Juan Felio Francisco Marciano Marinello Vidaurreta nace en el poblado de Jicotea, actual provincia de Villa Clara, el 2 de noviembre de 1898. Pasó su niñez en un típico ingenio de la época. Al cursar Derecho en la Universidad de La Habana (se titula en 1921), comienza su amistad con Rubén Martínez Villena, con quien participa en la Protesta de los 13 contra la corrupción del gobierno de Alfredo Zayas y por primera vez, conoce la cárcel. Mella lo incorpora como profesor a la Universidad Popular José Martí. En 1927 contrae matrimonio con Josefa Vidaurreta, Pepilla, una mujer excepcional, su compañera de toda la vida y de todas sus luchas. Miembro prominente del grupo Minorista, junto con algunos de ellos funda la Revista de Avance. Sus poemas y artículos aparecen con frecuencia en las principales publicaciones del país. Aparte del poemario Liberación (1927), publica los ensayos El poeta José Martí (1929), El amauta José Carlos Mariátegui (1930), Actualidad americana de José Martí (1945) y Martí, escritor americano (1958). Militante del primer Partido Comunista de Cuba (PC), en el cual asume la presidencia, el pueblo lo elige como delegado a la Asamblea Constituyente, que redacta la Carta Magna de 1940, representante (1942) y senador (1944). Ya sexagenario ve su gran sueño cumplido: el triunfo del socialismo en su patria. Preside el Movimiento Cubano por la Paz y se desempeña como rector de la Universidad de La Habana, embajador y delegado Permanente de Cuba ante la Unesco y diputado a la Asamblea Nacional, entre otras tareas. Fallece el 27 de marzo de 1977. (PAG)

Compartir

Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García