0
Publicado el 31 Mayo, 2017 por Prensa Latina en Historia
 
 

Masseti: No se puede ser imparcial entre el bien y el mal

Al declararse la alarma de combate ante el peligro inminente de una agresión norteamericana a Cuba, Masetti fue incorporado a la comandancia del Che Guevara en el occidente de la isla

(prensa-latina.cu)

Por Maylín Vidal

Buenos Aires, 31 may .- A 88 años de su natalicio, las ideas del periodista y revolucionario argentino Jorge Ricardo Masetti, fundador y primer director general de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina, siguen hoy más presentes que nunca.

Reportero audaz y comprometido con las causas justas, el legado del Comandante Segundo florece en esa joven cantera de profesionales de la prensa que se han formado en el corazón de la Agencia, fundada en Cuba en 1959 por Ernesto Che Guevara y él, por iniciativa de Fidel Castro.

Masetti nació en el partido de Avellaneda, en la provincia de Buenos Aires y con apenas 13 años se incorporó a la escuela de Artes Gráficas y Publicidad número 15, donde realizó su primer acercamiento al periodismo, dos años después ya trabajaba como cadete en el diario El Laborista.

En 1947 hizo sus primeros trabajos como cronista de informaciones generales en el diario Tribuna. Luego pasó por los el diarios La Época, Noticias Gráficas, Democracia, entre otros tantos, hasta llegar a Radio El Mundo, de Buenos Aires, un medio que le daría un rumbo inesperado a su vida, cuando en 1958 fue enviado a cubrir los sucesos que se gestaban en Cuba.

A La Habana llegó y después de una travesía, que más tarde inmortalizó en Los que luchan y los que lloran, logró llegar a la Sierra Maestra y entrevistar a Fidel Castro y a Ernesto Che Guevara, alternando su labor con el fusil de combatiente junto al Ejército Rebelde.

De regreso en Argentina, divulgó en programas radiales y televisivos las entrevistas y los reportajes que realizó en la esa isla caribeña pero al año siguiente, después del triunfo revolucionario cubano regresó, invitado por el Che y participó en la ‘Operación Verdad’, que reunió a cientos de periodistas de todo el mundo, y desde donde se gestó la creación de Prensa Latina.

Allí reclutó a destacados intelectuales de la época, como Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Waldo Frank, Wright Mills, Gabriel García Márquez, Rodolfo Walsh, Paco Urondo, Juan Carlos Onetti, entre muchos otros.

Dejó su cargo en marzo de 1961, pero el 17 de abril, ante el ataque mercenario a Playa Girón, volvió a dirigir Prensa Latina, redactó y orientó las primeras informaciones transmitidas al exterior y se trasladó al lugar de los hechos.

En octubre de 1961, viajó a Argelia, donde contactó con el Frente Nacional de Liberación (FNL), visitó campos de batalla y pasó algunos meses con los combatientes. Un año después, al declararse la alarma de combate ante el peligro inminente de una agresión norteamericana a Cuba, Masetti fue incorporado a la comandancia del Che Guevara en el occidente de la isla.

A finales de ese año, con el nombre de Comandante Segundo, partió definitivamente de Cuba hacia su país natal, donde organizó el movimiento guerrillero en la norteña provincia de Salta.

El 21 de abril de 1964 fue visto por última vez cuando se internó en la selva en Orán. Nunca se supo más noticias de él.

Del periodismo a la lucha armada, su trabajo y legado sigue presente en Argentina, en los jóvenes que creen, como él, en el periodismo comprometido, objetivo, pero no imparcial, como dijo en una de sus históricas frases, porque no se puede permanecer imparcial ante el bien y el mal.

‘Decir que Masetti era un gran periodista, exige aclaraciones. Tenía dificultades con la sintaxis, a lo mejor no sabía lo que es un ‘lead’, quizá le faltaba sutileza literaria. Y sin embargo se puede decir; Masetti fue uno de los más grandes periodistas que tuvimos, porque a cambio de esos defectos le sobraba lo mero principal, Masetti se metía, y llegaba antes, y volvía con la justa’, escribió una vez ese otro gran fundador de Prensa Latina, el periodista y escritor Rodolfo Walsh

♦♦♦
Un artículo de Masseti
Al cumplirse hoy 88 años del natalicio del periodista argentino Jorge Ricardo Masseti, Prensa Latina transmite un artículo difundido el 12 de enero de 1960 escrito por el fundador y primer director de esta agencia latinoamericana de noticias.
El material aparece reproducido en el libro Los años precursores, Memorias de Prensa Latina (1959-1962), publicado en 2009 por este medio internacional, cuya creación fue iniciativa del líder histórico de la Revolucion Cubana, Fidel Castro, y del también argentino Ernesto Che Guevara.

Prensa Latina

Por Jorge Ricardo Masetti

(prensa-latina.cu)

La idea de crear una agencia latinoamericana no es por cierto original. Como no lo es tampoco, la idea de liberar a los pueblos latinoamericanos del imperialismo que los oprime.

Nosotros, que sufrimos el monopolio de las noticias, de la información, de la opinión pública que creaban las agencias yanquis, del de la no información, el ocultamiento y la distorsión, sentimos también la necesidad de crear una agencia noticiosa.

Quienes se tomen el trabajo de leer la historia de las agencias imperialistas, historia escrita por ellos mismos, van a ver que desde principios del siglo pasado se repartieron el mundo como un pastel, para que cada imperio pudiera ocultar a los pueblos que oprimían las noticias que más les interesaban, a nosotros nos tocó ser la parte del pastel que le correspondió a los yanquis.

Ellos subsidiaron a sus agencias para que los pueblos de Latinoamérica no se conociesen entre sí, para que llegasen a odiarse. Y también los hacían desconocidos para el resto del mundo, en atención a la Doctrina Monroe: América para los norteamericanos, y cuidado con que nadie llevase sus noticias, su verdad a esa parte del mundo que explotaban.

Surgimos al surgir la revolución cubana. Y el imperialismo nos puso todas sus trabas, se recurrió a todos los medios para perseguir a nuestros corresponsales y para que nuestros equipos no traspasasen las aduanas. En cada país hay un cipayo dispuesto a servirles y entorpecer nuestra labor.

Se nos acusó de ser una agencia de agitadores y lógicamente que para ellos lo somos. Porque no ocultamos la represión a los obreros bananeros de Costa Rica ni los atropellos de la United Fruit, ni las concesiones petrolíferas al imperialismo. Para ellos somos agitadores porque decimos la verdad que les hace perder el sueño.

Nosotros somos objetivos pero no imparciales. Consideramos que es una cobardía ser imparcial, porque no se puede ser imparcial entre el bien y el mal. Nos llaman agitadores, pero eso no nos asusta. Seguiremos anunciando nuestra presencia a los hermanos de Panamá y de Puerto Rico, y les seguiremos afirmando: Pongan bombas, echen a los gringos, que todo el mundo se enterará.

Ahora ya nadie podrá ocultar la verdad de nuestra lucha. No va a pasar como cuando en 1950 se levantó el pueblo de Puerto Rico contra el opresor imperialista y las agencias yanquis informaron al mundo que ‘un pobre loco -el patriota Pedro Albizu Campos- con un grupo de jóvenes revoltosos, había tratado de perturbar el orden’.

No se dijo nada de los cientos de muertos, de la represión al pueblo, de los bombardeos de punta a punta en Puerto Rico, ni de los asesinatos que cometieron las tropas del imperialismo yanqui.

A ‘Prensa Latina’ las agencias yanquis le habían dado un mes de vida. Ellos no concebían esto. No concebían una agencia hecha al servicio de la libertad y no de los monopolios imperialistas.

Nacimos en Cuba, porque en Cuba nació la revolución de Latinoamérica, y nosotros tenemos la misión de hacer la revolución en el periodismo de Latinoamérica.


Prensa Latina

 
Prensa Latina