0
Publicado el 26 Junio, 2017 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

CARLOS COELLO, TUMA

El hijo del Che

De una fidelidad a toda prueba, como le describiera Che, sus hermanos de lucha lo recuerdan por su carácter jovial, por su disposición al combate

Por PEDRO ANTONIO GARCÍA

Fotos: Archivo de BOHEMIA

Carlos Coello llegó a Bolivia tres meses antes que su jefe y maestro Che. (Crédito: Autor sin identificar).

Carlos Coello llegó a Bolivia tres meses antes que su jefe y maestro Che. (Crédito: Autor sin identificar).

Incomunicados con el grupo de Joaquín, aislados de toda organización urbana, sin poder trasmitir mensajes a Cuba aunque podían recibirlos, la columna principal de la guerrilla del Che en Bolivia atravesó el río Grande y bordeando el Rosita se dirigió hacia la zona de Piray.

Pronto comprendieron la inutilidad de los mapas: donde los geógrafos solo ubican el Abapocito tuvieron que cruzar cuatro arroyos más. En un caserío, a unos 12 kilómetros de la confluencia del Mosquera con el Oscura, compraron carne, maíz y frijoles.

Allí se les incorporó un campesino veinteañero, Paulino Baigorría, muy enfermo de los pulmones. Se le convenció de llevar un mensaje a Cochabamba. Detenido en Camarapa por el Ejército, aunque fue incomunicado y torturado no delató a los guerrilleros. Como no le encontraron nada comprometedor encima, al final tuvieron que liberarlo. Después de una gran odisea pudo contactar con la red citadina y dio verbalmente los informes.

Ya en la zona de Piray, supieron de la existencia cercana de tropas. El 26 de junio de 1967, el Che preparó una emboscada. Cuatro cadáveres del enemigo quedaron sobre la arena. Pero los guerrilleros tuvieron una baja sensible: Tuma.

Carlos Coello nació el 2 de diciembre de 1940 en la finca La Caridad, cerca de Manzanillo, en la actual provincia de Granma. Apenas supo de juegos y de mimos, pasó su infancia ordeñando o enlazando vacas; su adolescencia, cosechando arroz o chapeando campos por un mísero jornal. Desconoció lo que era un aula hasta 1959.

A los 16 años se incorporó al Ejército Rebelde. Participó en los combates de San Lorenzo y Providencia, en la toma de Vegas de Jibacoa y Las Mercedes. Hizo la Campaña de Las Villas de cargador de proyectiles de una ametralladora 30.

Con sus hermanos de lucha Harry Villegas (Pombo) y José María Martínez Tamayo (Ricardo)

Con sus hermanos de lucha Harry Villegas (Pombo) y José María Martínez Tamayo (Ricardo)

Hasta que aprendió a leer no fue ascendido a sargento. Acompañó al Guerrillero Heroico en los trabajos voluntarios, los viajes al exterior. En la gesta internacionalista del Congo, adoptó el nombre de Tuma o Tumaini. Unos tres meses antes que su jefe y maestro, llegó a Bolivia.

De su muerte dijo el Che: “Con él se me fue un compañero inseparable de todos los últimos años, de una fidelidad a toda prueba, y cuya ausencia siento ahora casi como la de un hijo”.

A su vez, Harry Villegas Pombo, anotaría en sus apuntes: “Con esta pérdida sentí que parte de mi vida me abandonaba, pues Tuma para mí era algo más que un combatiente, fue mi compañero, mi hermano, mi amigo y la alegría de todo el grupo por su carácter siempre jovial”.

Todavía hoy cuentan en el caserío de Piray, en el departamento de Santa Cruz, Bolivia, la historia del “hijo del Che”, a quien este trató de salvarle la vida en casa de la familia Coca y luego pasó todo el tiempo junto al cuerpo del guerrillero muerto. “No habló más, observó el fuego, toda la noche junto al fuego sin echarse a dormir”, añaden.

_____________

Fuentes consultadas

Los libros El Diario del Che en Bolivia; Pombo. Un hombre de la guerrilla del Che, de Harry Villegas; y Seguidores de un sueño, de Elsa Blaquier.


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García