0
Publicado el 1 Junio, 2017 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Logo Che 50

Pinares-Marcos, tenacidad y coraje

A Antonio Sánchez Díaz le recuerdan al sur del Río Bravo, sobre todo en Cuba y Bolivia, como un héroe en la lucha por la definitiva independencia de nuestra América

El régimen tiránico de René Barrientos no pudo silenciar la rotunda victoria de la guerrilla del Che, sobre todo después del comunicado del Ejército de Liberación Nacional (ELN) al pueblo de Bolivia, el cual anunciaba que el 10 de abril de 1967, “en horas de la mañana cayó en una emboscada la patrulla enemiga conducida por el teniente Luis Saavedra Arombal […]. Cuatro soldados lograron escapar, llevando la noticia a la base de la compañía del mayor Sánchez Castro, el que, reforzado con 60 hombres de una unidad vecina, avanzó en auxilio de sus compañeros, siendo sorprendido por otra emboscada”.

Pinares-Marcos en los años de la lucha contra bandidos, tanto en el Escambray como en su natal Pinar del Río. (Autor no identificado)

Pinares-Marcos en los años de la lucha contra bandidos, tanto en el Escambray como en su natal Pinar del Río. (Autor no identificado)

En esa acción las pérdidas del Ejército de Barrientos fueron considerables: 10 muertos, entre ellos dos tenientes, y 30 prisioneros, incluyendo el mayor Sánchez. Pero los guerrilleros debieron lamentar una sensible baja, la del cubano Jesús Suárez Gayol, quien había caído heroicamente en combate.

Años después, el mayor Rubén Sánchez, devenido coronel, relataría su vivencia de prisionero de la guerrilla: “el combate se había desarrollado dentro del río, la mayor parte estábamos mojados, tanto ellos como nosotros y la fogata nos venía muy bien a todos. Esto hizo que otros guerrilleros vinieran a conversar, particularmente uno, que después supe que era Marcos (el cubano Antonio Sánchez Díaz). Él conversó bastante conmigo, mandó a preparar un café que tenía en su bolsillo y prepararon una taza de café, yo deseaba que fuera para mí, pero pensé que él se lo iba a tomar, pero no, me la ofreció a mí, con mucho respeto”.

Tal actitud ante los prisioneros no era insólita en Antonio Sánchez Díaz (Finca Cantera, Pinar del Río, 7 de diciembre de 1927), pues la mantenía desde su época de soldado rebelde, en la Sierra Maestra, cuando con una ametralladora calibre 30 al hombro, se distinguió en el rechazo a la ofensiva batistiana en el verano de 1958. Camilo lo escogió, para la invasión a Las Villas, como jefe de su retaguardia en la Columna 2 Antonio Maceo. Cuentan que cuando esta tropa atravesaba el territorio avileño, al acampar en un batey, se encontró a los niños de una escuelita rural sin maestro. Pinares preguntó en qué parte de la materia se habían quedado y con su gracia natural, impartió clases y les hizo pasar un día inolvidable.

En la guerrilla boliviana (detrás del Che en la foto). También aparecen en la instantánea, de izquierda a derecha, Urbano (Leonardo Tamayo) y Miguel (Manuel Hernández Osorio). (Autor no identificado)

En la guerrilla boliviana (detrás del Che en la foto). También aparecen en la instantánea, de izquierda a derecha, Urbano (Leonardo Tamayo) y Miguel (Manuel Hernández Osorio). (Autor no identificado)

Por méritos de guerra, en 1959, ya con la Revolución en el poder lo ascendieron a comandante. Luego participó en la lucha contra bandidos, tanto en el Escambray como en su natal Pinar del Río. En la entonces Isla de Pinos asumió altas responsabilidades en las Fuerzas Armadas. Se graduó con excelentes notas en la Escuela de Oficiales de Matanzas y en el curso básico de la Escuela Superior de Guerra. Miembro del primer Comité Central del Partido, el Che lo eligió para formar parte del destacamento guerrillero que lo acompañó a Bolivia.

El 20 de noviembre de 1966 llegó al hermano país, como anotó Che en su diario, y le adjudicaron como nombre de guerra el de Marcos. Designado jefe de la vanguardia, por errores e indisciplinas cometidos se le relevó del cargo. Ante la posibilidad de ser expulsado de la guerrilla, replicó que prefería antes morir fusilado. Se le relegó a la retaguardia, aunque a partir de ese momento mostró su disposición a participar en riesgosas exploraciones o emboscadas, en la construcción de balsas, a abrir cuantas trochas fueran necesarias.

Junto con el destacamento de retaguardia, dirigido por Vilo Acuña (Joaquín), desde la noche del 17 de abril de 1967 se había separado de la columna principal. Cayó en combate el 2 de junio de 1967, en unión de Casildo Condori, Víctor.

Hombre de tenacidad y coraje, como le califican sus compañeros de lucha, ellos recuerdan aun lo que años antes de su caída en combate Pinares había afirmado: “Las grandes obras exigen grandes sacrificios y las grandes glorias que pasan a la Historia, bien sean de un hombre o de los pueblos, a la hora de vivirlas casi siempre se llaman sacrificio: solo son glorias a la hora de disfrutarlas todos; por eso debemos comprender que tenemos grandes tareas que realizar que necesitan del sacrificio de cada uno de nosotros para que se conviertan en glorias de todos”. (P.A.G.)

 

Casildo Condori Vargas (Víctor)

Casildo Condori (Victor, en la Guerrilla del Che)Nació en Corocoro, provincia Pacajes del Departamento de La Paz, Bolivia, el 9 de abril de 1941. Se desempeñó como trabajador minero hasta 1965, fecha en que se producen los despidos masivos a partir de fuertes enfrentamientos entre el ejército dictatorial de Barrientos y el combativo sector minero. Es captado por Moisés Guevara para su incorporación a la guerrilla en 1967. Participa en diferentes acciones combativas, y es calificado por el Che como muy “trabajador y empeñoso”. Al producirse la escisión de la guerrilla en el mes de abril, se incorpora a la retaguardia, comandada por Vilo Acuña (Joaquín). El 2 de junio de 1967 partió a una misión de exploración en compañía de Antonio Sánchez Díaz Pinares-Marcos, y Antonio Jiménez Tardío Pedro. En Peñón Colorado, muy cerca del poblado de Buena Vista, los tres guerrilleros cayeron en una emboscada. Marcos y Víctor, quienes encabezaban la exploración, murieron ametrallados. Pedro logró escapar e informó de los hechos al resto del grupo. No se conservan fotos de Víctor salvo la que aparece en el recuadro.

_____________

Fuentes consultadas

Los libros Seguidores de un sueño, de Elsa Blaquier, Mi campaña con el Che, de Inti Peredo, y Camilo, Señor de la vanguardia, de William Gálvez. La entrevista realizada a Rubén Sánchez por los historiadores Adys Cupull y Froilán González.


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García