2
Publicado el 11 Junio, 2017 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Rita Longa

Rita Longa.Varias generaciones de cubanos sienten como propias sus obras, desde el Grupo familiar (Los venaditos), del Zoológico de la habanera avenida 26; la Virgen del camino, símbolo del municipio capitalino de San Miguel del Padrón; la Ballerina, del cabaret Tropicana; la Aldea Taína, en Guamá, Matanzas; el Bosque de los Héroes, en la Avenida de los Héroes, Santiago de Cuba; El Gallo de Morón, en esa ciudad, y la Clepsidra, del hotel Habana Libre, solo por mencionar algunas.

Rita Longa Aróstegui (La Habana, 14 de junio de 1912-29 de mayo de 2000), figura cimera de la escultura cubana, tiene una formación básicamente autodidacta. Su diapasón es amplio: va desde la pequeña obra hasta el conjunto monumental o la estructura destinada a calificar el ambiente; explota las posibilidades del bronce, el mármol, la madera…

En 1995, al recibir el Premio Nacional de Artes Plásticas, declara: “Las personas conocen mi obra porque la están viendo desde hace más de 60 años y esa es la única razón que doy a mi popularidad. Es el tiempo, la reiteración, es lo que impone la obra de un artista. No importa si se recuerda su nombre o no. El trabajo es lo que queda”. (PAG)


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García