0
Publicado el 12 Octubre, 2017 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Asamblea de La Yaya

El cónclave concluye el 30 de octubre y aprueba un manifiesto por el cual se declara que solo puede dar término a la actual contienda la independencia absoluta e inmediata de Cuba.

Cumpliendo con lo establecido en la Constitución de Jimaguayú (1895), el 2 de septiembre de 1897 se convoca una asamblea mambisa con el fin de redactar una nueva Carta Magna y elegir el Consejo de Gobierno que va a regir en el próximo bienio.

El 10 de octubre de ese año, en el potrero de La Yaya, a 14 kilómetros de Sibanicú y a 53 kilómetros de la ciudad de Camagüey, se reúnen 24 delegados en representación de los seis cuerpos de Ejército insurrecto, quienes suscriben la nueva constitución.

La Ley de Leyes ratifica la anterior forma de gobierno, pero fija los requisitos para ocupar los cargos de presidente y vicepresidente de la República en Armas, que son asumidos por Bartolomé Masó (en la foto, sentado, en medio) y Domingo Méndez Capote (sentado, extrema izquierda). Aparecen además, Manuel Ramos Silva, sentado, extrema derecha, y de pie, de izquierda a derecha, Ernesto Fons Sterling, Andrés Moreno de la Torre y José Braulio Alemán).

Con respecto a Jimaguayú, La Yaya constituye un retroceso, al omitir el cargo de general en jefe del Ejército Libertador, y trasladar al Consejo de Gobierno algunas de sus funciones y atribuciones, con lo que renacen las contradicciones entre el mando militar y el civil mambises, que tanto daño hicieron en la Guerra del 68.

No obstante, a Máximo Gómez todos lo reconocen como Generalísimo. El cónclave concluye el 30 de octubre y aprueba un manifiesto por el cual se declara que solo puede dar término a la actual contienda la independencia absoluta e inmediata de Cuba.

Las decisiones y acuerdos de La Yaya se mantienen hasta el 24 de octubre de 1898, cuando comienza a sesionar la entonces recién electa Asamblea de Representantes de la Revolución Cubana, en Santa Cruz del Sur. (PAG)


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García