0
Publicado el 25 Octubre, 2017 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Una política estatal subversiva

Así definió a la actitud de las administraciones estadounidenses en el panel que abordó la confrontación histórica entre ambos países durante la segunda jornada del Simposio internacional sobre la Revolución Cubana

 

Simposio internacional sobre la Revolución CubanaPor PEDRO ANTONIO GARCÍA

Fotos: YASSET LLERENA

La confrontación histórica entre Cuba y los Estados Unidos, desde los días de la Primera Guerra Mundial hasta las administraciones de Obama y Trump, fue el tema que centró ponencias y debates en el panel que sobre el tema se desarrolló en la jornada de este miércoles en el Segundo Simposio Internacional La Revolución Cubana, génesis y desarrollo histórico.

Este  panel sesionó en la sala 5 del Palacio de Convenciones de La Habana, con el master René González Barrios como moderador y la presencia de Ulises Rosales del Toro, miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de ministros, el revolucionario mexicano Antonio del conde El Cuate y el patriota boricua Félix Ojeda, entre otras personalidades.

Inició las exposiciones la profesora Alicia Barrios, de la Universidad de La Habana, quien abordó estudios especializados estadounidenses sobre la realidad cubana como el recogido en el libro Problemas de la Nueva Cuba (1935) y el célebre Informe Truslow (1951).

Según la docente, en ambos casos se refleja el interés de los sectores de poder del vecino país en evaluar las potencialidades económicas de Cuba con vistas a asegurar sus inversiones en los renglones de mayores beneficios.

Llamó la atención de que los intereses políticos primaran en ambos estudios sobre la ética académica y que ellos representen un precedente para la aplicación de un modelo de desarrollo socioeconómico y político de subordinación total al capital estadounidense.

La académica norteamericana de origen mexicano María Perales, en su intervención, subrayó que la normalización de las relaciones entre el imperio y la Isla no está en los planes actuales de la administración Trump.

Simposio internacional sobre la Revolución CubanaLa política de hostilidad contra Cuba, agregó, hay que analizarla dentro de la estrategia que Washington se traza contra nuestra América, a través de campañas de miedo en diversos frentes, que incluye desde sanciones, multas, el muro fronterizo que piensan edificar en los límites con México, hasta amenazas de agresiones armadas como las esgrimidas contra Venezuela.

El historiador Andrés Zaldívar afirmó que no podemos hablar de Girón en pasado ni limitarlo en los análisis solo a la batalla, pues las direcciones principales que Washington se trazó para esa agresión armada (frente político contrarrevolucionario en Miami, ofensiva mediática, subversión interna, guerra económica, entre otras) se mantienen vigentes hoy día, incluso contra otros países como Venezuela y Nicaragua.

La política estatal estadounidense durante distintas administraciones fue subversiva y lo sigue siendo, puntualizó Zaldívar, lo que generó un consenso al respecto entre los participantes en el debate que suscitó su exposición.

La investigadora cubana Yurama Cardet abundó sobre los aportes de Fidel a la concepción político estratégica en general con respecto a la defensa armada del país y en lo particular, a la etapa de la lucha contra bandidos (1960-1965), en la que halló una correcta solución de masas para el enfrentamiento contra los enemigos de la Revolución.

Enfatizó que lo sucedido en Cuba durante esos años no fue una guerra civil como algunos apuntan ahora, sino un estallido armado organizado, pertrechado y dirigido por los servicios de inteligencia estadounidenses en su afán de promover una subversión interna que facilitara una posible intervención militar foránea.

El Segundo Simposio La Revolución Cubana, génesis y desarrollo histórico, concluirá mañana jueves con paneles dedicados a la Crisis de Octubre y al pensamiento y obra de Fidel y el Che.


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García