0
Publicado el 8 Noviembre, 2017 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Noviembre de 1947

Fidel y la campana de la Demajagua

En la madrugada del 6 de noviembre, horas antes del acto convocado por el estudiantado, varios individuos armados penetran en la Galería de los Mártires de la FEU y roban la reliquia

 

Es estudiante Fidel Castro con la campana de La Demajagua.Para mejorar la imagen del presidente Ramón Grau San Martín, a su ministro de Gobernación no se le ocurre cosa mejor que un gran acto “patriótico” por el 10 de Octubre, presidido por la campana del ingenio Demajagua que Carlos Manuel de Céspedes hiciera tañer durante su grito por la independencia.

El pueblo manzanillero se niega rotundamente a tal acto demagógico y el ministro se marcha de la ciudad del Guacanayabo sin la campana.

Un estudiante de Derecho, Fidel Castro, le propone a la Federación Estudiantil Universitaria invertir la situación sin pérdida de tiempo y traer la histórica reliquia a La Habana, para convocar en la escalinata a un mitin contra los desmanes del gobierno. Los manzanilleros acogen con entusiasmo esa idea.

Fidel y un grupo de estudiantes viajan a la ciudad suroriental. La campana llega a la capital el 3 de noviembre de 1947. Una multitud delirante vitorea su llegada.

En la madrugada del 6 de noviembre, horas antes del acto convocado por el estudiantado, varios individuos armados penetran en la Galería de los Mártires de la FEU y roban la reliquia.

Todo el archipiélago protesta contra el hecho y Fidel denuncia ante la prensa como autores a pandilleros del gobierno.

Al final la campana es devuelta y el Jefe del Ejército en persona se la entrega al pueblo manzanillero el 12 de noviembre.(P.A.G.)


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García