0
Publicado el 2 Diciembre, 2017 por ACN en Historia
 
 

FAR, brazo de acero de la Revolución

Las misiones cumplidas con éxito en la Patria y fuera de las fronteras nacionales le han otorgado una válida gloria, gracias al valor y la hidalguía de sus veteranos y jóvenes combatientes, mezcla de energía, vitalidad y experiencia para seguir siendo ese escudo de la nación, realmente invencibles
Del desembarco del Granma, los duros combates en la Sierra, los frentes guerrilleros y la clandestinidad, nacieron nuestras gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias, que hoy cumplen 61 años, sumadas al homenaje de todo el pueblo a su fundador, Fidel

Del desembarco del Granma, los duros combates en la Sierra, los frentes guerrilleros y la clandestinidad, nacieron nuestras gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias, que hoy cumplen 61 años, sumadas al homenaje de todo el pueblo a su fundador, Fidel

Por Aida Quintero Dip

Muy amadas por el pueblo y temidas por el enemigo, las gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias están hoy de cumpleaños y también los hombres y mujeres que las integran para constituir un brazo fuerte y de acero en defensa de la Patria.

Nacieron el dos de diciembre de 1961 como saludo al desembarco del yate Granma, ocurrido en 1956, cuando un grupo de valientes cubanos con Fidel al frente tuvo su bautismo de fuego en Alegría de Pío, en el oriente de la Isla, tras la llegada procedente de México para ser libres o mártires.

Crecieron con la savia de las tradiciones de lucha del pueblo y atesoran años de duras batallas, libradas con inteligencia y audacia por jefes, oficiales y soldados, a quienes se les rinde merecido homenaje en esta fecha y todos los días, con la certeza de que ese cuerpo armado cuida cada amanecer el sueño de la Patria.

Ante la proverbial capacidad de las FAR para salvaguardar las conquistas de la Revolución, logradas con la sangre de sus mejores hijos y el sudor del pueblo, se han estrellado las más inverosímiles maniobras del imperialismo yanqui, ancestral enemigo de Cuba.

Forjadas en tiempos de combate, están ahí invictas como la Revolución misma, tras una historia tejida en momentos de lucha crucial contra el imperio, que no admite la existencia de una nación soberana y un pueblo que se haya resistido a sus designios y no lo hayan puesto jamás de rodillas.

Decir Fuerzas Armadas Revolucionarias es decir pueblo, Revolución, soberanía, libertad; es también hablar de hombres y mujeres íntegros, capaces de los más altruistas gestos y hazañas a favor de una causa y de un ideal.

Las FAR gana cada día mayor autoridad y prestigio a los ojos de su pueblo, por el alto espíritu patriótico-moral y su audacia que le hacen merecer siempre el respeto más sentido, considera el Héroe del Trabajo de la República de Cuba, Rolando Beltrán Hurtado.

Para el joven Reinier Hernández este cuerpo armado se halla cada día mejor preparado moral y técnicamente para ser como una antorcha encendida, vislumbrar los claros caminos de la Revolución y continuar tras las huellas de su invicto jefe de siempre: Fidel.

Contra viento y marea marcha como hueso duro de roer por el enemigo, y para los cubanos es esa FAR que acude solícita a cada convocatoria del pueblo, por ejemplo, para protegerlo ante huracanes devastadores o en la recuperación de los daños, subraya William Segura, trabajador jubilado de las comunicaciones.

Las misiones cumplidas con éxito en la Patria y fuera de las fronteras nacionales le han otorgado una válida gloria, gracias al valor y la hidalguía de sus veteranos y jóvenes combatientes, mezcla de energía, vitalidad y experiencia para seguir siendo ese escudo de la nación, realmente invencibles. (ACN)


ACN

 
ACN