0
Publicado el 12 Junio, 2018 por ACN en Historia
 
 

CENTRO DE ESTUDIOS ANTONIO MACEO

Tras las huellas de un Titán

Revelaciones de una institución que tiene como objetivo el estudio y la promoción de la vida y obra de la familia Maceo-Grajales
Graciela Pacheco Feria, descendiente de Mariana Grajales y Especialista del Centro de Estudios Antonio Maceo Grajales.

Graciela Pacheco Feria, descendiente de Mariana Grajales y Especialista del Centro de Estudios Antonio Maceo Grajales.

Por LEYDIS TASSÉ MAGAÑA

Fotos: MIGUEL RUBIERA

Especial de la ACN para BOHEMIA

Cuando se emprenda cualquier investigación vinculada a la familia Maceo-Grajales y en particular a uno de sus más preclaros hijos convertido en Titán, es indispensable remitirse al Centro de Estudios Antonio Maceo Grajales (Ceamg), de la ciudad de Santiago de Cuba.

Inaugurada el 13 de junio de 1997, esa institución tiene como objetivo el estudio, investigación y promoción de la vida y obra de esa prole, imprescindible para escribir la historia de Cuba.

“Todo comenzó en 1993, en el evento Dimensión histórica de la personalidad de Antonio Maceo, cuando el fallecido doctor en Ciencias José Antonio Escalona Delfino, ferviente estudioso de los Maceo-Grajales, propuso crear una cátedra adjunta a la Universidad de Oriente para profundizar sobre esa heroica familia”, explica la máster Graciela Pacheco Feria, especialista del Ceamg.

“El proyecto se replanteó en 1995, en otra edición del encuentro, y se definió la creación de un centro independiente para esos fines, lo cual se propuso al Ministerio de Cultura, ya que se apreciaba la existencia de ciertas lagunas en el conocimiento de esa estirpe de patriotas”, evoca Pacheco Feria.

Asimismo, reconoce como otro de los argumentos para la creación de la institución la preponderante visión militar que sobre Antonio existía en la historiografía, y la necesidad de profundizar en su pensamiento político.

De esa forma quedó constituido el Ceamg en un local en la calle Los Maceo y cercano al Museo Casa Natal del Titán de Bronce, hasta que en 2004 el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, apasionado seguidor de los Maceo-Grajales, cedió la actual sede del centro, una instalación en San Félix 609, entre Enramadas y Aguilera.

La investigación y el trabajo sociocultural de la mano

Centro de Estudios Antonio Maceo Grajales, ubicado en la calle San Félix esquina Aguilera en el casco histórico de Santiago de Cuba.

Centro de Estudios Antonio Maceo Grajales, ubicado en la calle San Félix esquina Aguilera en el casco histórico de Santiago de Cuba.

Desde el principio en el Ceamg se formaron dos equipos: uno de investigación y otro de animación sociocultural, explica la especialista, quien es actualmente la responsable del colectivo de promoción cultural.

Destaca la realización de numerosas indagaciones cuyas publicaciones en libros, revistas, periódicos y documentos de diversos formatos, han contribuido a la socialización de la labor científica que sistemáticamente desarrolla la institución.

La experta resalta los trabajos perpetuados en volúmenes como María Cabrales, una mujer con historia propia, de la doctora Damaris Torres Elers; Visión múltiple de Antonio Maceo; Mariana Grajales, 200 años en la historia y la memoria, y Dos titanes en la historia y la cultura cubanas, a cargo de un colectivo de autores, muchos de ellos del centro.

Otro de los aportes de la institución ha sido la presencia de Antonio Maceo en la oratoria de Fidel Castro, de los másteres Graciela Pacheco Feria y Víctor Manuel Pullés Fernández, para lo cual se analizaron numerosos discursos y escritos del Comandante en Jefe, así como reconocidas entrevistas hechas por periodistas, entre ellos Ignacio Ramonet.

A partir de las múltiples aristas que pueden estudiarse sobre una extensa prole como la de Mariana Grajales, los investigadores del Ceamg, de manera individual, se han dedicado a profundizar en aspectos específicos de cada uno de esos patriotas, sobre todo para enriquecer el conocimiento de sus biografías.

Por ejemplo, sobre Julio Maceo ha indagado Víctor Manuel Pullés Fernández, acerca de Marcos Maceo (padre) lo ha hecho la máster Bárbara Argüelles Almenares, y sobre los hijos del primer matrimonio de Mariana (los Regüeiferos), y Justo Germán Grajales, ha indagado fundamentalmente la joven licenciada Laritza Herrera Carrión.

La máster Yamila Vilorio Foubelo ha trabajado la biografía de Rafael Maceo Grajales, que es una de las personalidades cuya vida y labor el centro trata de fortalecer y promover, ya que al igual que sus hermanos se consagró a la lucha por la independencia, e incluso, llegó a alcanzar el grado de general de brigada del Ejército Libertador.

Mientras, al estudio de María Baldomera Maceo Grajales ha puesto especial dedicación Graciela Pacheco Feria.

La historia y la estirpe mambisa en la sangre

Víctor Manuel Pullés Fernández, descendiente de la familia Maceo y especialista de la institución.

Víctor Manuel Pullés Fernández, descendiente de la familia Maceo y especialista de la institución.

Además del amor a la historia, a Graciela Pacheco Feria y a Víctor Manuel Pullés Fernández la historia les viene de cerca, les corre por las venas.

Ella, tataranieta de María Baldomera, y él, bisnieto de Rafael Pullés Palacios, coronel del Ejército Libertador, poeta, periodista, director de El Cubano Libre en la manigua y miembro del Estado Mayor del Mayor General José Maceo Grajales, quien, según escritos de la época, sentía especial admiración por el coronel-literato.

Pacheco Feria recuerda que desde niña su padre le hablaba mucho de la familia Maceo-Grajales y le enseñaba fotos de su abuela y de su bisabuela, pero no fue hasta el 2006, cuando ella comenzó a trabajar en el centro, que enfocó una investigación a la vida y obra de su tatarabuela.

Aún quedan lagunas, reconoce la especialista, al tiempo que resalta el esclarecimiento de varias cuestiones que han sido socializadas en diversas publicaciones, y que son referencias para futuras averiguaciones sobre María Baldomera, de quien, al igual que de sus padres y hermanos, todavía falta mucho por conocer.

Al preguntarle a Pullés Fernández sobre el impacto del Ceamg en la comunidad, el rostro se le ilumina, esboza una sonrisa y asegura: Las cátedras maceístas son el corazón palpitante del centro.

Le dan vida al centro, porque las investigaciones que allí se hacen se irradian a las comunidades, manifiesta quien desde hace más de 15 años atiende esa esfera en la institución.

“Existen unas 55 cátedras distribuidas en Mantua, provincia de Pinar del Río; en La Habana; en Cárdenas, provincia de Matanzas; en Cienfuegos y Guantánamo; y en el territorio santiaguero en los municipios de Mella y de Songo La Maya; así como en la localidad cabecera”, enumera.

“Las mujeres sienten admiración especial por Mariana Grajales, y muchos niños a través de sus poemas y dibujos demuestran que quisieran ser como Antonio Maceo”, comenta Pullés Fernández, con una expresión en el rostro que revela el alcance de esas actividades comunitarias, en las que el conocimiento de los Maceo-Grajales nace desde el corazón.

“También tenemos el proyecto Sonrisa de titanes, dirigido a niños con estancias largas en hospitales de la ciudad, a infantes que son atendidos en salas de nefrología o cardiología, y a quienes los trabajadores del Ceamg e integrantes de las cátedras maceístas les obsequian juguetes y les ofrecen un espectáculo cultural”, añade Graciela Pacheco Feria.

“Peñas como El Jolongo, conversatorios, conferencias, muestras literarias, concursos, entre otras acciones, desarrolla también la institución en unidades estudiantiles y laborales de esta urbe”, agrega, a la vez que destaca el vínculo de la fundación con los descendientes de la familia Maceo-Grajales que aún viven en la indómita localidad.

Antonio Maceo en fotos: el hombre frente a la cámara

Patio interior del edificio.

Patio interior del edificio.

Cuando se graduó de licenciada en Historia en 2014 y comenzó a trabajar en el Ceamg, a Laritza Herrera Carrión se le encargó el proyecto de la sala de exposición transitoria Juan Emilio Hernández Giro, que desde entonces hasta la fecha ha acogido una veintena de exposiciones que recrean la figura del Titán de Bronce desde el arte joven contemporáneo.

La pasión por las artes visuales la motivó a emprender, hace dos años, un proyecto sobre el reflejo de la figura del Titán de Bronce en la fotografía, lo cual la ha llevado a consultar numerosos documentos de archivo e instantáneas de la época, y a escudriñar las originales, de las cuales ha encontrado hasta ahora una decena.

“Se trata de un análisis estético-artístico de esas imágenes, y ha sido un trabajo hermoso; las proezas del héroe, así como la lectura de las descripciones y comentarios que sobre él dejaron plasmados en documentos quienes lo conocieron, motivan a ver la imagen real y no recreada”, apunta la joven historiadora.

“Aunque un pintor en un cuadro se proponga ser lo más fiel posible a la realidad, siempre va a subyacer el elemento artístico y subjetivo”, alega, al tiempo que confiesa su primera impresión al apreciar las instantáneas originales del héroe de Baraguá.

“Me transmitieron, fundamentalmente, que era un hombre muy serio y centrado, una persona que tenía bien definido lo que quería hacer y lo lograba, se le ve el poder a través de la mirada”, expone Herrera Carrión.

“Ha sido maravilloso incorporarme al Ceamg. Desde el primer día que llegué he conocido muchos datos que no aparecen en los libros de Historia de Cuba”, resalta, a la vez que considera un reto laborar allí, pues demanda una constante actualización bibliográfica y superación.

“Se hace un intenso trabajo sociocultural, pero me gustaría que nuestra labor llegara más a los jóvenes”, subrayó la muchacha.

Otros proyectos

Busto de Antonio Maceo fundido en bronce por el escultor Alberto Lescay situado en el patio del Centro.

Busto de Antonio Maceo fundido en bronce por el escultor Alberto Lescay situado en el patio del Centro.

Con su producción científica, el Ceamg contribuye a perpetuar en la memoria histórica y en espacios físicos la impronta de esa prole gloriosa y de otros grandes de la patria.

Una muestra es el proyecto para colocar en la céntrica Avenida de los Libertadores, de Santiago de Cuba, un busto de Rafael Maceo Grajales, cuya figura amerita ser representada allí en un monumento de ese tipo, tal y como fueron estampados el resto de los generales de esa ciudad, participantes en la guerra de independencia.

La máster Graciela Pacheco Feria agrega que el 7 de diciembre se inauguró la sala de historia del Ceamg, un propósito encabezado por la también máster Carmen Montalvo Suárez, directora de la institución, y que estimula el conocimiento acerca del lugar donde está enclavado el inmueble.

El local está construido sobre las ruinas de lo que fue el Castillo de San Francisco, y tiene elementos originales como una cárcel y una bartolina donde estuvieron generales y oficiales mambises como Guillermón Moncada y Periquito Pérez, detalla Pacheco Feria.

En cuanto a las publicaciones, el máster Víctor Manuel Pullés Fernández refiere que está casi listo un libro digital de carácter promocional, que saldrá bajo el sello de la editorial santiaguera Claustrofobias, y que ofrecerá datos sobre todos los hijos de Mariana Grajales, lo cual contribuirá a esclarecer muchos aspectos sobre la vida y obra de esa familia.

Entre los planes bibliográficos de la institución está igualmente la publicación de las Obras Completas de Antonio Maceo, un titánico empeño que exhibe la participación del Instituto de Historia de Cuba, al igual que de otras fundaciones del país y de la provincia.

Al profundizar en cualquier aspecto sobre los Maceo-Grajales es útil acudir a esos especialistas, a quienes en cualquier día de la semana se les puede ver diseccionando las historias tras documentos amarillos, escribiendo artículos, o recorriendo comunidades de la urbe fomentando saberes y amor patrio.

Graciela, Víctor, Laritza y el resto de los investigadores del Ceamg aman lo que hacen, se emocionan cuando un niño diserta sobre la extraordinaria familia, y hasta se inquietan cuando en una publicación o en los spots radiales y televisivos sale algún error vinculado a la existencia u obra de ese linaje de héroes.

Ellos no se quedan quietos, aclaran, fundamentan sus razones para evitar que se sigan repitiendo ciertas faltas, y con la misma entrega del día que empezaron a trabajar en el centro, llegan otra vez allí, a ese lugar que en dos décadas, tras las huellas de un Titán y de su prole, también ha hecho historia.


ACN

 
ACN