0
Publicado el 3 Octubre, 2018 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

4 de octubre de 1963

El huracán Flora (+ fotos)

Cuando el ciclón Flora azotó Cuba (1963), Fidel supervisó personalmente el rescate y atención a los damnificados, en especial en las provincias orientales. De este fenómeno atmosférico extrajo valiosas experiencias con las que luego delineó la política hidráulica del país, la organización de la Defensa Civil para enfrentar las catástrofes naturales y la estrategia a seguir para la preservación del medioambiente. (Autor no identificado).

Cuando el ciclón Flora azotó Cuba (1963), Fidel supervisó personalmente el rescate y atención a los damnificados, en especial en las provincias orientales. De este fenómeno atmosférico extrajo valiosas experiencias con las que luego delineó la política hidráulica del país, la organización de la Defensa Civil para enfrentar las catástrofes naturales y la estrategia a seguir para la preservación del medioambiente. (Autor no identificado).

Comienza como una depresión tropical, el 26 de septiembre de 1963, localizada a 1 215 kilómetros al suroeste de las islas de Cabo Verde.

Tres días más tarde, ya tormenta tropical, se halla a 560 kilómetros al norte de Cayena. Las aguas más cálidas y mejores condiciones atmosféricas le permiten evolucionar a huracán y pasa por Tobago con vientos de 190 km/h. Continúa con rumbo oeste-noroeste y a 169 kilómetros al sur de Haití exhibe vientos de hasta 233 km/h, categoría 4 en la escala Saffir-Simpson.

Atraviesa el Paso de los Vientos y penetra en territorio cubano, el 4 de octubre, e inicia una errática y lenta trayectoria que la lleva primero al norte de Oriente, luego al sur, este, de nuevo oeste, aborda el golfo de Guacanayabo, entra de nuevo en tierra cubana, cerca de Santa Cruz del Sur, con vientos de 140 km/h, y enrumba al nordeste, hacia las hoy provincias de Las Tunas y Holguín.Fidel y Raúl en primera línea durante el ciclón Flora

Años después los tuneros rememorarían: “Lo que hizo daño aquí fue el agua, no el viento”. Llueve intensamente durante 110 horas consecutivas, cae un promedio de 2 000 mm, aunque Santiago de Cuba por esos días recibe 2 500. Los ríos se desbordan, de la Sierra baja un mar de lodo, los valles devienen océanos. “El río Cauto en determinados puntos alcanzó un ancho de 80 kilómetros, y eso no lo tiene ni el Amazonas. Y de buenas a primeras, en unas horas, un Amazonas se formó en la provincia de Oriente”, aseguran los granmenses. “Fue tanta el agua que le pasó por arriba a las casas…

Fidelcon lasfamilias campesinas durante el ciclón FloraEn Guamo las crecientes se llevaron a todas las familias. Aparecieron personas enganchadas en los árboles, en los palos de las cercas, dondequiera aparecía gente muerta”.

Rápidamente se forman los equipos de rescate, con Fidel a la cabeza, quien personalmente dirige durante 46 horas consecutivas esas labores.

El 8 de octubre Flora abandona Cuba definitivamente por la costa norte oriental, entre Gibara y Puerto Padre. Causa estragos en Bahamas.

(Foto: Mesa Redonda – Cubadebate)

El 12 de octubre, ya un ciclón extratropical, lo localizan a 430 kilómetros al este suroeste de Terranova. Al día siguiente se disipa.

A su paso por el Caribe provoca cientos de millones de dólares en pérdidas y unos 8 000 muertos, 1 157 en Cuba, en donde destruye más de 11 000 viviendas y el 70 por ciento de la masa ganadera de Camagüey y Oriente, hace colapsar las redes telefónicas y viales de las zonas afectadas.

Esta tragedia dio origen a la conocida Voluntad Hidráulica que desarrolló el Comandante en Jefe Fidel Castro, construyen las presas que hoy acumulan la mayor cantidad de agua en el país. (P.A.G:


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García