0
Publicado el 30 Octubre, 2018 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

30 de octubre de 1958

Evelio Rodríguez Curbelo

Al frente de una patrulla de la columna 9, en el Tercer Frente Mario Muñoz, el 30 de octubre de 1958 cae en combate cerca del Cristo, en las cercanías de Santiago de Cuba.

Quienes lo conocen en la clandestinidad o en la guerrilla, quedan impresionados de su madurez política, a pesar de sus poco menos de 22 años. Muchos le oyen decir más de una vez: “Ser cubano implica un deber, no cumplirlo es crimen y es traición.  En el momento histórico en que vive la Patria no ofrece margen de dudas: o con Cuba o contra Cuba. No es honrado quien vea a la Patria sufrir y no le ofrezca su vida”. Evelio Rodríguez Curbelo nace el 5 de noviembre de 1936 en la finca Minas, cerca de Ceballos, Ciego de Avila. Ante la situación económica precaria de la familia, al trasladarse a La Habana, tiene que trabajar, niño aún, como mensajero en una farmacia; ayudante para todo en un taller de confecciones, vendedor de viandas. Después del trabajo, estudia por las tardes, hace la preparatoria para la Escuela de Comercio pero nunca matricula por problemas económicos. En la capitalina tienda Fin de Siglo se inicia en las luchas sindicales. Se opone a la tiranía desde el mismo 10 de marzo de 1952 e integra el Movimiento 26 de Julio, en el que comparte responsabilidades en los grupos de Acción y la Sección Obrera. Sus actividades revolucionarias no pasan inadvertidas para el aparato represivo del batistato y el M-26-7 le ordena y facilita el asilo en la embajada de Uruguay. El 4 de julio de 1957 marcha a Costa Rica y  allí crea entre los exiliados un comité del M-26-7, del que fue su secretario general. A finales de marzo logra incorporarse a la Sierra junto con Pedro Miret y un grupo de compañeros. Al frente de una patrulla de la columna 9, en el Tercer Frente Mario Muñoz, el 30 de octubre de 1958 cae en combate cerca del Cristo, en las cercanías de Santiago de Cuba.(P.A.G.)

 


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García