2
Publicado el 11 Mayo, 2019 por María Victoria Valdés Rodda en Historia
 
 

JORGE RISQUET

Uno de nuestros mejores hombres en África

De origen humilde toma conciencia y se incorpora a la lucha política desde las filas de la juventud socialista. Ocupó importantes cargos después del triunfo de la Revolución pero lo dejó todo para apoyar al pueblo africano
En el Pico Turquino, junto a Raúl Castro tras el triunfo revolucionario de 1959./ YLLA

En el Pico Turquino, junto a Raúl Castro tras el triunfo revolucionario de 1959.

Texto MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Fotos: YASSET LLERENA

Cuando supe del homenaje a Jorge Risquet decidí que debía acompañar al torrente de amigos y de admiradores del consagrado revolucionario. Mi convencimiento no se debió únicamente por sus valores personales, sino porque la cercanía de su recuerdo me reforzaría más en mi amor filial al ser mi padre y Risquet entrañables compañeros en este viaje inmenso que es la Revolución cubana.

Tan es así que al morir el viejo (Raúl Valdés Vivó) en noviembre de 2013, Risquet fue quien pronunció las palabras de adiós. De papi alabó sus 70 años de militancia comunista ya que lo conocía muy bien pues fueron inseparables en la juventud Socialista, compartiendo zozobras de la clandestinidad y hasta la cárcel. También se entintaron juntos en los mimeógrafos de los talleres donde se imprimía el Magazine Mella del cual ambos fueron excelentes redactores.

Estuvieron cerca uno del otro en todo el quehacer victorioso, cada cual en sus respectivas tareas. Se compenetraron además por su cariño y lealtad hacia África.

Por eso deseo dejar constancia de que Risquet jamás abandonó a los suyos ni claudicó ante nada ni nadie: Los logros de hoy en día tienen la impronta de miles de jóvenes; los del 26 de julio, del directorio revolucionario y de los comunistas. Luego, en unidad, hemos crecido como Patria.

El exembajador de Cuba en Angola, el compañero Pedro Ross Leal en su intervención Pensar a Risquet se refirió a él como de un internacionalista de raigal vocación./ YLLA

El exembajador de Cuba en Angola, el compañero Pedro Ross Leal en su intervención Pensar a Risquet se refirió a él como de un internacionalista de raigal vocación.

Así hemos llegado a este 2019 cuando en un entorno que le era natural y de habitual recorrido por ser uno de los más destacados africanistas de Cuba, se recordó en La Habana el 89 cumpleaños de Jorge Risquet en La Casa de África.

En un acto de alta significación se evocó la entrañable relación de uno de nuestros luchadores más encumbrados con la región de dónde venimos todos porque ya está probado científicamente, a contrapelo del racismo, que la humanidad surgió en el llamado Continente Negro.

Pensar primero en los demás

El exembajador de Cuba en Angola, el compañero Pedro Ross Leal  en su intervención Pensar a Risquet se refirió al internacionalista de raigal vocación y permanente dedicación sin reparar en sacrificios como “depositario de la más honrosa confianza de la Dirección de la Revolución, y digno de ella. Fue africanista por convicción, consagrado por décadas y hasta el fin de sus días a cuidar y fortalecer con ideas y acciones solidarias la indestructible relación filial cubano africana, suscrita con numerosa y preciosa sangre”.

Expresó también que recordarlo es “relacionarlo con los hechos de la práctica revolucionaria cotidiana, y hasta de la vida personal, es algo frecuente para quienes tuvimos la suerte de trabajar bajo su orientación y dirección durante muchos años. Para no pocos jóvenes que nos formábamos como cuadros en la construcción del Partido y en otras tareas a inicios de la década de los 60 del siglo pasado, él fue como el sabio y solícito hermano mayor, nuestro entrañable e inolvidable mentor”.

Internacionalista en África

Por ser uno de los más destacados africanistas de Cuba, se recordó en La Habana el 89 cumpleaños de Jorge Risquet en La Casa de África.

Por ser uno de los más destacados africanistas de Cuba, se recordó en La Habana el 89 cumpleaños de Jorge Risquet en La Casa de África.

Todo comenzó en 1965. Y qué mejor testimonio que el del líder histórico de la Revolución Fidel Castro: “…en julio de ese mismo año (1965) es decir, apenas tres meses después de la llegada del Che al Congo, nosotros enviamos a un contingente de aproximadamente 250 hombres, escogidos entre nuestros combatientes, bajo la dirección del compañero Jorge Risquet. Ellos llegaron a Brazzaville, en el otro Congo. Los enviamos para defender al gobierno nacionalista de Masemba Debat y para, desde allí, ofrecer ayuda al Che, quien se hallaba en los confines orientales del otro Congo”. “Pero Risquet y sus hombres, en Brazzaville, empiezan también a formar combatientes de otras guerrillas. En particular, entrenar a gentes del Movimiento para la Liberación de Angola (MPLA). En poco tiempo, ellos habían preparado a suficientes hombres para constituir tres columnas que, desde Brazzaville, se incorporan a las guerrillas angolanas”.

En diciembre de 1975 asumió la misión de máximo representante del Partido Comunista de Cuba y Gobierno de Cuba en Angola, en colaboración directa con el Presidente Agostinho Neto, hasta mayo de 1979.

Como miembro del Secretariado a cargo de las relaciones exteriores y miembro del Buró Político prosigue su estrecha relación con África, incluyendo los movimientos de liberación SWAPO, ANC, PCS, ZANU, ZAPU, en la década de 1980 – 1990 y realiza muy frecuentes viajes al Continente.

Fue encargado de coordinar la colaboración militar con el ANC en la preparación de sus cuadros en Cuba, en 17 especialidades diferentes de la lucha clandestina y la acción guerrillera.

El doctor en Ciencias. Investigador de Mérito y Profesor Titular Rodrigo Álvarez Cambra, evoca anécdotas de Risquet.

El doctor en Ciencias. Investigador de Mérito y Profesor Titular Rodrigo Álvarez Cambra, evoca anécdotas de Risquet.

Sin embargo, la valentía y la entrega de Jorge Risquet a las nobles causas venían desde lejos cuando apenas contaba con 15 años de su ingreso a la Juventud Socialista (del entonces PSP, el partido de los comunistas cubanos).

Abnegación juvenil

En 1945 en el Primer Congreso de la organización juvenil del Partido, fue electo miembro de su Comité Nacional, cargo que ostentó hasta 1958.

Se desempeñó como de Delegado de la Juventud Socialista ante la Federación Mundial de la Juventud Democrática (FMJD) en Budapest, Hungría. En la FMJD fue nombrado responsable de la atención a América Latina.

En marzo de 1953 en función de su cargo, participó en el Encuentro Internacional por los Derechos de la Juventud, efectuado en Viena, Austria. La delegación cubana fue presidida por el joven estudiante Raúl Castro Ruz.  Ambos participaron en Bucarest, en la constitución del Comité Preparatorio del IV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, que tendría lugar en la capital de Rumania entre los meses de julio y agosto de ese año.

Durante la celebración de dicho Festival Mundial tuvo lugar el 26 de Julio, el heroico asalto al Cuartel Moncada, encabezado por Fidel. En 1954, en su tercer recorrido por América Latina, viajó a Guatemala para la organización de un evento regional de solidaridad.

Risquet, en Sudáfrica, entre Almeida y Mandela/ Foto: Workers World

En junio de ese año ocurrió la invasión mercenaria organizada por Estados Unidos contra el gobierno progresista de Jacobo Arbenz. Allí participó en la resistencia juvenil clandestina a la sangrienta tiranía. Durante su estancia en este país conoció al joven médico argentino Ernesto Guevara.

Salió de Guatemala en septiembre de 1955, y regresó a la Isla para incorporarse al trabajo de la Juventud Socialista que entonces se desarrollaba en medio de una represión atroz de los sicarios de Fulgencio Batista.

Luchador incansable

Solo pudo desarrollar este trabajo hasta 1956 cuando fue apresado y torturado. Superada esta etapa muy difícil logra alcanzar las montañas orientales para incorporarse al Ejército Rebelde en el Segundo Frente Oriental bajo el mando de Raúl.

Se destacó por su valor y entrega sin límites a la Revolución. Una vez alcanzado el triunfo se desempeñó en varios cargos pero sobre todo militó consagradamente en las filas del Partido Comunista, integrando hasta su muerte  (28 de septiembre de 2015) su Comité Central.

Combatiente polifacético

Ha querido esta reportera hacer énfasis en dos aristas de la vida de Risquet por encima de otras no menos trascendentales, como fueron sus tareas clandestinas al frente de la Juventud socialista y su internacionalismo en África: la primera conformó su personalidad como militante y hombre que no le temía a ninguna tarea. Y la segunda porque habla del profundo humanismo de quien dejó la seguridad de su casa para apoyar a los hermanos africanos.

Algún lector podrá pensar que se ha cometido con esto un error, pero ha sido intencionadamente ya que esas dos facetas lo definen sobradamente como un ser eminentemente del pueblo y entregado a defenderlo, sin importar el origen o nacionalidad.

No obstante, dejemos que sea el propio Risquet quien despida estas líneas desde la altura de su discurso en el Acto Conmemorativo por el 90 Aniversario del Partido Comunista de Cuba, en de agosto del 2015 (un mes antes de fallecer). “Nada fácil ha resultado este largo y azaroso camino. Ello ha sido posible, en primer lugar, gracias a la inmensa capacidad de resistencia y lucha de varias generaciones del noble y heroico pueblo cubano, verdadero protagonista de esta, su Revolución”.

Así ha sido también Jorge Risquet uno de nuestros mejores hombres en África y uno de nuestros comunistas más decididos y abnegados.

Portada del Libro El Segundo Frente del Che en el Congo, Autor: Jorge Risquet. Casa Editorial Abril

Portada del Libro El Segundo Frente del Che en el Congo, Autor: Jorge Risquet. Casa Editorial Abril


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda