0
Publicado el 13 Junio, 2020 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Gonzalo Roig

Gonzalo RoigCirilo Villaverde hizo de Cecilia Valdés un personaje emblemático de nuestra literatura. Pero quien la dotó de imagen y voz eternas fue Gonzalo Roig. Puede que algún cubano jamás haya leído la novela, ni siquiera haya visto el filme de Humberto Solás, pero ¿quién, incluso entre los adictos al reguetón, no ha escuchado, desde Elisa Altamirano a las sopranos de nuestros días, aquello de “Cecilia Valdés me llaman, me enamora un bachiller…”? Según el relevante crítico José Manuel Valdés Rodríguez, Roig supo plasmar “con singular belleza musical” la versión teatral de esta novela icónica de nuestra nacionalidad. “De ahí la presencia de motivos musicales y danzarios que dice con la clara voz de su genuina cubanía, mucho del alma y el sentimiento criollos”, añade. Julio Gonzalo Elías Roig Lobo nació en La Habana el 20 de julio de 1890. Comenzó como violinista en los teatros y pianista acompañante del cine mudo. Dirigió la Orquesta Sinfónica de La Habana. Su antológica criolla-bolero Quiéreme mucho ha sido interpretada por las figuras cimeras de la cancionística nacional y notables divos foráneos como Libertad Lamarque y Pedro Vargas. Compuso, además de Cecilia Valdés (1932), otras zarzuelas: El baratillero (1913), A La Habana me voy (1916), La Habana de noche (1936). Falleció en su querida ciudad el 13 de junio de 1970. (PAG)


Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García