0
Publicado el 5 Agosto, 2020 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

5 de agosto de 1925

Visita clandestina de Mella al vapor Vorotsky

Viajan el 5 de agosto en el bote motor Don, no a nado como después corre el rumor y repiten negligentemente algunos historiadores
Compartir

MellaEl 4 de agosto de 1925 llega a Cárdenas el primer buque de la Unión Soviética que toca costas cubanas. Su destino original era La Habana, pero el tirano Gerardo Machado le impide entrar en la rada capitalina y es desviado hacia la Ciudad Bandera. Julio Antonio Mella y otros tres revolucionarios logran gestionar clandestinamente con los obreros del muelle una visita al barco. Viajan el 5 de agosto en el bote motor Don, no a nado como después corre el rumor y repiten negligentemente algunos historiadores. Agasajados por los tripulantes, con quienes dialogan acerca de diversos temas, los cubanos son invitados a comer. Mella, distraído por la conversación, destapa una sopera y se sirve unas ciruelas en almíbar como entrante. Los soviéticos, respetuosos, imitan al fundador de la FEU, creyéndolo una costumbre nuestra. Luego, a la hora del postre, todos se percatan del desaguisado y ríen. De regreso a Cárdenas, Mella trae de la nave una enseña con la hoz y el martillo, regalo de la tripulación a los comunistas de la Isla. Posteriormente relataría los pormenores de este acontecimiento en su texto periodístico Una tarde bajo la bandera roja, publicado en Lucha de clases el 16 de agosto de ese mismo año. (PAG)

Compartir

Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García