0
Publicado el 24 Diciembre, 2020 por Prensa Latina en Historia
 
 

A 64 años del crimen ‘Pascuas Sangrientas’

Compartir

Mártires Pascuas SangrientasCuba recuerda hoy los asesinatos de 23 jóvenes revolucionarios durante cuatro días de 1956, uno de los hechos más horrendos de la historia nacional conocido como ‘Pascuas Sangrientas’, según investigaciones oficiales.

Ordenados por el dictador Fulgencio Batista (1952-59), los crímenes ocurrieron como escarmiento tras los actos de apoyo al desembarco del Yate Granma (1956), el cual permitió la llegada a Cuba del líder Fidel Castro y otros combatientes para iniciar la lucha armada en la Sierra Maestra (oriente).

Hasta el 26 de diciembre, el coronel Fermín Cowley, jefe del Regimiento Militar de Holguín, llevó a cabo una serie de asesinatos de ciudadanos que luchaban en la clandestinidad o se oponían a la dictadura militar, la mayoría eran militantes del Movimiento revolucionario 26 de Julio (M26-7) y del Partido Socialista Popular.

Para infundir terror

De acuerdo con artículos históricos, los cadáveres de campesinos, trabajadores, estudiantes y dirigentes gremiales aparecieron en lugares apartados de la geografía oriental -con muestras evidentes de torturas- para infundir terror en la población e impedir la ayuda a los guerrilleros.

El ejército realizó esta operación bajo el título Regalo de Navidad por considerar ese momento el más propicio para localizar a las víctimas en sus respectivos hogares.

Medios de información como Granma y La Jiribilla explicaron que las acciones comenzaron en la noche del 23 de diciembre con el asesinato del joven Rafael Orejón, quien poco antes entregó a la dirección del M26-7 de Holguín el mensaje sobre la llegada a salvo de Fidel Castro.

Fermín Cowley fue ajusticiado meses después en 1957 por un comando revolucionario como castigo por sus crímenes contra la población, por su parte, Fulgencio Batista huyó del país ante el inminente triunfo de la Revolución y los guerrilleros en 1959.

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina