0
Publicado el 18 Diciembre, 2020 por Pedro Antonio García en Historia
 
 

Cinco Palmas: nacimiento del Ejército Rebelde

Con su optimismo característico Fidel exclamó que con siete fusiles podía ganarse una guerra
Compartir
Cinco Palmas, el lugar del histórico encuentro. (Foto: AUTOR NO IDENTIFICADO)

Cinco Palmas, el lugar del histórico encuentro. (Foto: AUTOR NO IDENTIFICADO)

Por PEDRO ANTONIO GARCÍA

Tras el combate de Alegría de Pío, los expedicionarios del Granma, fragmentados en grupos pequeños, intentaron cumplir la orden de Fidel de dirigirse hacia el este con el fin de llegar la Sierra Maestra para reagruparse allí. Pero tuvieron que afrontar el hostigamiento del ejército batistiano y su aviación, que con continuos cercos y bombardeos no daba tregua

Entre el 6 y el 15 de diciembre 21 revolucionarios perdieron la vida. En Alegría de Pío supuestamente cayeron Humberto Lamothe, Israel Cabrera y Oscar Rodríguez, pues según versiones, al menos uno de ellos fue aprehendido y ultimado posteriormente por las huestes batistianas. El 8 de diciembre de 1956 la soldadesca daría muerte a sangre fría a otros 17. Siete días después, Juan Manuel Márquez sería el último en engrosar la lista de asesinados.

Encabezados por los campsinos Crescencio Pérez y Guillermo García, varios montunos, vinculados al Movimiento 26 de Julio a través de Celia Sánchez, se organizaron en el lomerío en apoyo a los expedicionarios. El grupo de Almeida y Che, al cual se le sumaron Camilo Cienfuegos y dos compañeros más, al fin topó con gente amiga. Los combatientes agrupados por Raúl, en su marcha hacia el levante encontraron a la familia de Neno Hidalgo.

Fidel junto a Raúl, Che, Universo Sánchez y los montunos Guillermo García (externa izquierda) y Crescencio Pérez (derecha). (Foto: AUTOR NO IDENTIFICADO)

Fidel y sus compañeros ya habían contactado con la red campesina mediante los hermanos Tejada. A través de estos, lograron entrevistarse con Guillermo García el 14 de diciembre. Este le informó horas después a Fidel de lo sucedido hasta el momento.

A medianoche del 18 de diciembre, bajo las cinco palmas de la finca de Mongo Pérez, se reunieron ocho expedicionarios de los grupos de Fidel y Raúl. Los dos hermanos se abrazaron. “¿Cuántos fusiles traes?” –preguntó Fidel. “Cinco”. “Y dos que traigo yo, siete. ¡Ahora sí ganamos la guerra!”.

En la madrugada del 21 de diciembre se produjo el encuentro de los combatientes nucleados en torno a Almeida y el Che con los acampados en la finca de Mongo Pérez. Ya eran 15 los sobrevivientes de la epopeya del Granma aunque había otros tres en espera de una pronta incorporación.

Quedaba así conformado el pequeño núcleo inicial de lo que después se denominaría el Ejército Rebelde, que en poco más de 24 meses derrocaría a la tiranía batistiana.

 

Fuentes consultadas;

Diario de la guerra 1, de Pedro Álvarez Tabío.

Compartir

Pedro Antonio García

 
Pedro Antonio García