0
Publicado el 12 Enero, 2021 por ACN en Historia
 
 

A 152 años de la gloriosa quema de Bayamo

Los pobladores de Bayamo asumen como tradición la rememoración simbólica de la hazaña de sus antecesores, evidenciando así que el ejemplo de aquellas generaciones de cubanos ha calado hondo en la identidad local
Compartir

Incendio Bayamo, placa conmemorativa/ ACN

Por ELIZABETH REYES TASES

FOTOS: ARMANDO ERNESTO CONTRERAS TAMAYO / ACN

Bayamo, 12 ene (ACN) Historiadores de la oriental provincia de Granma resaltaron hoy la trascendencia de la gloriosa quema de esta ciudad por sus moradores, hecho acaecido en 1869 y considerado entre los más significativos de la historia de Cuba.

A 152 años del suceso y contrario a la amplia convocatoria popular que tradicionalmente despierta su rememoración, las actividades se organizaron de forma sencilla y con poca presencia de público, en respeto a las medidas sanitarias para evitar contagios por coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19.

Las llamas que iluminaron a Cuba fueron la premisa de intercambio para el panel de estudiosos efectuado en el patio del Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria y líder iniciador de la primera guerra por la independencia de la isla.

Trabajadores de la Dirección Provincial del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación protagonizaron una carrera-caminata dedicada a la efeméride, que cada año es recordada con un maratón en el cual participan profesionales del atletismo, aficionados y pueblo en general.

En esta ocasión, para evitar aglomeraciones y cuidar la salud de todos, se invitó a realizar los homenajes desde cada centro de trabajo, círculo de abuelos o combinado deportivo, precisaron a la Agencia Cubana de Noticias comunicadores del organismo.

 

A partir de las 8:30 de la noche la gala artística frente al monumento Ruinas del Incendio, en la Plaza del Himno Nacional, donde con poesías, música y danza se elevará un canto a la ciudad cuyos hijos tomaron la drástica decisión de quemarla, antes de entregarla al enemigo.

Los pobladores de Bayamo asumen como tradición la rememoración simbólica de la hazaña de sus antecesores, evidenciando así que el ejemplo de aquellas generaciones de cubanos ha calado hondo en la identidad local.

Ludín Fonseca García, historiador de la urbe que fue primera capital de Cuba Libre, subrayó que la sociedad bayamesa pagó un elevado costo humano y material por esa decisión.

Los ciudadanos -narró- tuvieron que internarse en los campos y la Sierra Maestra, donde muchos murieron por el hambre, las enfermedades y la persecución del ejército colonial español.

A ese drama se sumó la pérdida de una rica arquitectura de casi cuatro siglos, razones por las cuales se puede afirmar que, desde cualquier punto de vista, la quema provocó una gran inflexión en el proceso de evolución económica, política y social de la ciudad de Bayamo y toda su jurisdicción, agregó.

Compartir

ACN

 
ACN