0
Publicado el 7 Mayo, 2021 por Nailey Vecino en Historia
 
 

 Heredia: el más mexicano de los cubanos

En México, Heredia desarrolló una gran obra periodística e intelectual. (Crédito de la foto: Uaemex)

En México, Heredia desarrolló una gran obra periodística e intelectual. (Foto: Uaemex)

Por NAILEY VECINO PÉREZ

El rescate de la vida y obra del poeta cubano José María Heredia ha representado un reto para los investigadores del presente siglo, dada la dispersión de las fuentes relacionadas con su quehacer artístico-literario en varios países del mundo.

Onoria Céspedes Argote durante la presentación de la primera reedición facsimilar de Poesías Completas de José María Heredia. (Foto: Maya Quiroga/ Cubahora)

Onoria Céspedes Argote durante la presentación de la primera reedición facsimilar de Poesías Completas de José María Heredia. (Foto: Maya Quiroga/ Cubahora)

Desde la Universidad Autónoma del Estado de México, en conjunto con la Biblioteca Nacional José Martí y el apoyo de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), la historiadora Onoria Céspedes Argote impulsa el proyecto “Obras completas de José María Heredia y Heredia”, enfocado en recuperar documentos y registros sobre el autor que resultan prácticamente desconocidos en la isla.

La investigadora cubana radicada en México, específicamente en Toluca (región que acogiera como hijo al autor de poemas como el Himno del Desterrado, En el Teocalli de Cholula u Oda al Niágara), ha dedicado gran parte de su vida profesional a localizar la obra herediana para ponerla al alcance de todos, de manera gratuita, y así fomentar su difusión y estudios. Con ella conversamos para conocer algunas referencias de la obra de Heredia que permanecen aún traspapeladas para Cuba y otras naciones del continente.

-¿Qué aspiraciones tiene este proyecto de investigación y cuáles sus resultados hasta el momento?

-“Estamos haciendo una búsqueda a nivel mundial de todas las ediciones de la poesía de Heredia, de todas sus traducciones y trabajos de teatro social. Pensamos que en conjunto podremos reunir 12 tomos de toda la obra herediana; dos serían de poesía y el resto de su multifacética obra periodística, jurídica, política, oratoria, traductora, teatróloga y por supuesto, su obra histórica. Queremos difundir en Cuba todo el material que Heredia produce desde México.

“Precisamente del vínculo con la Uneac y Ediciones Unión fue posible, por ejemplo, llevar a cabo la primera reedición facsimilar de sus poesías completas. Además, tenemos localizado todas las actas e intervenciones de Heredia en su labor como diputado y este año debe llegar a Cuba, por interés de la embajada y el congreso mexicano, una copia de toda su labor legislativa. Asimismo, debo mencionar que gracias a la colaboración de la ya fallecida subdirectora de la Biblioteca Nacional, Nancy Machado, logramos digitalizar, imprimir y reeditar luego de casi 200 años las Lecciones heredianas de Historia Universal, primer texto de su tipo escrito en idioma español y en América Latina”.

Hijo de Cuba y México
Las lecciones heredianas de Historia Universal fue reeditado gracias al proyecto conjunto entre instituciones culturales de Cuba y México. (Crédito: Juventud Rebelde)

Las lecciones heredianas de Historia Universal fue reeditado gracias al proyecto conjunto entre instituciones culturales de Cuba y México. (Foto: Juventud Rebelde)

Al primer poeta romántico de América se debe también la fundación del Instituto de Literatura de México, de la Academia Mexicana de Historia y de la Lengua, así como del primer código penal de ese país luego de la Revolución.

Desde que arribó a la ciudad azteca, en 1825, en su peregrinar tras ser desterrado por sus ideas independentistas, hasta su muerte el 7 de mayo de 1839, Heredia estuvo en el centro de los principales proyectos culturales y políticos desarrollados en México.

No en vano Lezama Lima lo catalogó en una de sus semblanzas como el más mexicano de los cubanos universales. En México, Heredia nunca dejó de pensar en Cuba. Su anhelo por la mayor de las Antillas, al decir de Céspedes Argote, queda refrendado en sus cartas a su madre y Domingo del Monte.

-Ángel Augier dice que Heredia se convirtió en un guardián de la independencia de México, y también de la educación de su pueblo…

-“En México Heredia potencia aspectos como el periodismo. Es considerado el iniciador de la crítica de teatro y del periodismo cultural de manera general en ese país después de la independencia.

“En este sentido funda junto a Andrés Quintana Roo y otras personalidades un periódico que va a marcar las líneas del ejercicio cultural en México: El Iris. Luego llegaron otras publicaciones como Miscelánea, El Conservador y La Minerva. Estas tenían como base un concepto que denominó ‘instruir con agrado’, para lograr la formación de una cultura general, y ahí se incluían textos de teatro, música, crítica literaria y por supuesto de historia, porque para Heredia la Historia es la escuela de la formación de la moral y del desarrollo de un patriotismo desinteresado.

“En México se desempeña también como juez, funda la primera imprenta del estado y fue seleccionado como el orador principal en las actividades por el aniversario de la independencia de México. Fue en Toluca precisamente donde publicó la traducción de la primera novela histórica romántica (Waverley, de Walter Scott), como ya había hecho en Venezuela con Fábulas de Esopo. Pocos conocen quizás esa faceta políglota. Dominaba perfectamente el francés, el latín, el inglés…”

-¿Y usted sostiene que parte del conocimiento de Heredia se debe a la influencia paterna?

-“Sí. Como decía la destacada investigadora Ana Cairo, una de las grandes heredianas de nuestro país, para entender a Heredia hay que conocer a su padre José Francisco, quien nació en Santo Domingo. Fue también un humanista y uno de los jueces más importantes e influyentes del último periodo de la colonia.

“Esto lo condujo a distintas misiones por varios países y a traducir documentos que le encomendaba el entonces Capitán General de la isla. Durante su estancia de cinco años en Venezuela, Francisco llegó a escribir la primera historia de la Revolución de esa nación sudamericana, texto al que, como a tanto otros, Heredia revisó y corrigió en estilo y redacción.

“Además, puede decirse que los viajes realizados por Heredia de la mano de su padre lo llevaron a tener una visión del continente más profunda y real, para desarrollar luego toda su labor en la formación del hombre nuevo americano”.

-Conocemos al Heredia poeta, humanista, periodista, dramaturgo… ¿pero también fue historiador?

-“Martí promueve como parte de su proyecto independista las obras de Heredia, y en más de una ocasión afirmó que Heredia era historiador. Si así lo dijo tenía que ser cierto, por lo que me dediqué a investigar y llegué a sus textos de Historia Universal, publicada en cuatro tomos. Solo se tienen identificados dos ejemplares de esa obra en el mundo, uno de ellos se atesora en la Biblioteca Nacional.

“Además encontramos que con Heredia se describe también por primera vez cuáles son los principios didácticos y metodológicos para la enseñanza de la historia y para la elaboración de los libros de texto en dicha materia. Creo que uno de los factores que ha llevado a que en Cuba y en el continente no se conozcan lo suficiente estos aspectos es la dispersión que tiene su obra”.

-¿Qué importancia atribuye usted a la enseñanza de la Historia en los tiempos actuales?

Onoria Céspedes es además fundadora la Casa de la Nacionalidad en su Bayamo natal, y fue la primera mujer designada historiadora de una ciudad de Cuba. (Foto: Uneac)

Onoria Céspedes es además fundadora la Casa de la Nacionalidad en su Bayamo natal, y fue la primera mujer designada historiadora de una ciudad de Cuba. (Foto: Uneac)

-“En las actuales circunstancias, azotadas por la globalización y el neoliberalismo, nuestra salvación será el estudio de la historia, porque conocer ese pasado es saber y estar conscientes de que somos deudores. Yo he sido afortunada al tener la posibilidad de aprender la asignatura, pero también de impartirla e incluso de enseñar a dar clases, porque fui metodóloga durante muchos años en Granma, mi ciudad natal, y ha sido de los trabajos que más he disfrutado… Debemos ver la historia como elemento transformador del ser humano, a eso me enseñó la obra de Heredia, como también la de Martí”.

Cuando se cumplen 182 años de la muerte de José María Heredia, Onoria evoca al poeta que cristalizó desde el anhelo romántico e independentista de sus versos, los elementos de la identidad nacional de una isla que definió como propia.


Nailey Vecino

 
Nailey Vecino