2
Publicado el 17 Junio, 2021 por Redacción Digital en Historia
 
 

IMPRONTA DEL GENERALÍSIMO

A Máximo Gómez el abrazo agradecido del pueblo de Cuba

Día de emocionado recuerdo al Generalísimo Máximo Gómez, que murió el 17 de junio de 1905, con el abrazo agradecido del pueblo de Cuba, al que entregó su extraordinario talento de jefe militar, hasta el último aliento, escribió Díaz-Canel en su cuenta en Twitter
Compartir
Máximo Gómez

Foto en Prensa Latina

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, rememoró hoy el aniversario 116 del deceso de Máximo Gómez, luchador independentista de origen dominicano que alcanzó el grado de general en jefe en las luchas de liberación de la isla.

‘Día de emocionado recuerdo al Generalísmo Máximo Gómez, que murió el 17 de junio de 1905, con el abrazo agradecido del pueblo de Cuba, al que entregó su extraordinario talento de jefe militar, hasta el último aliento’, escribió el mandatario en su cuenta en Twitter.

Gómez falleció sin fortuna personal en su villa habanera, a la edad de 69 años.

Pocos días antes, su familia lo trasladó hacia La Habana procedente de Santiago de Cuba.

Delicado de salud, cumplió agotadoras jornadas de trabajo con la membresía del Partido Liberal en esa región. (Prensa Latina)

Máximo Gómez, a caballo)

(Foto: listindiario.com)

El Generalísimo Máximo Gómez dejó de existir un día como hoy en La Habana, hace 116 años, pero su impronta se mantiene viva en la central provincia de Sancti Spíritus.

Murió el 17 de junio de 1905, a los 69 años de edad, sin fortuna personal alguna, aunque con el cariño, respeto y admiración de un pueblo que lo acogió como a uno de sus hijos más queridos.

Integró la gesta independentista iniciada por Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, el 10 de octubre de 1868 contra el régimen colonial de España.

Gómez demostró su destreza como estratega militar en la Guerra de los Diez Años (1868-1878) y en la llamada Guerra Necesaria de 1895, y ocupó las más altas responsabilidades dentro del Ejército Libertador.

En esta última a la que lo convocó el Héroe Nacional cubano José Martí (1853-1895), fue La Reforma –parte del territorio espirituano- escenario de una de sus más grandes y victoriosas campañas militares.

El Generalísimo, como es conocido Máximo Gómez, nació el 18 de noviembre de 1836 en Baní, República Dominicana, y en 1865 se estableció en Cuba con su familia.

Según los historiadores, este soldado internacionalista desafió la muerte en más de 235 combates con apenas unas heridas, mientras que Martí lo catalogó como ‘dominicano de nacimiento, cubano de corazón’.

De acuerdo con María Antonieta Jiménez, Historiadora de la Ciudad de Sancti Spíritus, ‘En 1898 llegó a la zona de Yaguajay el Generalísimo Máximo Gómez con su tropa y fue hospedado en la casa de los dueños del Central Narcisa (…)’

Proclama de Narcisa

Expone la investigadora en el libro Monumentos Nacionales y Locales de Sancti Spíritus (colectivo de autores) que ‘Desde allí, el valiente dominicano lanzó su famosa Proclama de Narcisa en 1898 donde expresa sus preocupaciones por la situación de Cuba’.

Nada más explícito para conocer el patriotismo y lealtad de Máximo Gómez hacia la mayor de las Antillas que sus propias palabras: ‘(…) nadie me podrá negar nunca que yo fui un soldado leal de las libertades de Cuba. Eso me basta y no quiero más’.

Y por si fuera poca su vínculo con la Isla y con esta provincia del país, el 11 de marzo de 1876 nacería Francisco (Panchito) Gómez Toro, su cuarto hijo, fruto de su unión con la cubana Bernarda Toro, Manana.

Panchito nació en la finca espirituana La Reforma, ubicada al este del actual municipio de Jatibonico, en un humilde bohío, cuando la denominada Guerra Grande andaba por su octavo año.

Allí el Generalísimo halló refugio para sus seres más queridos y vería la luz Panchito, el futuro capitán del Ejército Libertador y ayudante del Mayor General Antonio Maceo hasta el 7 de diciembre de 1896 donde ambos ofrendaron sus vidas por la libertad de Cuba. (Sancti Spíritus, Cuba, 17 jun, Prensa Latina)

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital