0
Publicado el 9 Mayo, 2020 por Redacción Digital en Innovación
 
 

Intrigante fenómeno cultural

Cráneos deformados en un cementerio de más de mil años

Knipper y sus colegas realizaron un estudio arqueológico del cementerio y utilizaron una combinación de análisis de isótopos y antropología biológica para investigar las tumbas y sus restos mortales, previamente desenterrados.
Compartir

cráneos deformados

El antiguo cementerio de Mozs-Icsei dulo en la Hungría actual alberga indicios de la formación de una singular comunidad durante los comienzos de un importante período de migración en Europa, según los resultados de un nuevo estudio realizado por el equipo integrado, entre otros, por Corina Knipper del Centro Curt Engelhorn de Arqueometría en Alemania, así como István Koncz y Tivadar Vida de la Universidad Eötvös Loránd en Hungría.

Cuando los hunos invadieron Europa Central durante el siglo V, los romanos del Imperio abandonaron sus provincias panonias en la zona de la actual Hungría Occidental. La población de Panonia entró en un período de continua transformación cultural a medida que llegaban nuevos grupos extranjeros en busca de refugio donde resguardarse de los hunos, uniéndose a los asentamientos ya poblados por los grupos de población romanizada locales restantes y otros habitantes originales. Para comprender mejor esta población que cambiaba rápidamente en circunstancias caóticas, el equipo de Knipper recurrió al cementerio de Mozs-Icsei dulo en el asentamiento panónico de Mozs, establecido alrededor del año 430 d.C.

Knipper y sus colegas realizaron un estudio arqueológico del cementerio y utilizaron una combinación de análisis de isótopos y antropología biológica para investigar las tumbas y sus restos mortales, previamente desenterrados.

Descubrieron que la comunidad de Mozs-Icsei dulo era notablemente diversa y pudieron identificar tres grupos distintos a lo largo de dos o tres generaciones (96 tumbas en total) hasta el abandono del cementerio de Mozs alrededor del año 470 d.C.

El primer grupo, pequeño y local, era el de los fundadores, con tumbas construidas en estilo romano.

El segundo grupo era extranjero. Estaba formado por doce individuos con antecedentes culturales similares. También compartían un mismo patrón isotópico, revelador de un origen geográfico común. Al parecer, estos sujetos llegaron alrededor de una década después que los fundadores y probablemente contribuyeron a establecer las tradiciones fúnebres perceptibles en detalles materiales de las tumbas, así como una llamativa tradición que se percibe en la deformación del cráneo ostentada por difuntos sepultados tiempo después.

El tercer grupo está representado por entierros posteriores en los que se mezclan las tradiciones romanas y diversas tradiciones extranjeras.

Lo más llamativo es que 51 individuos, incluidos hombres, mujeres y niños, tenían cráneos deformados artificialmente, entre cuyos rasgos anómalos destacan depresiones formadas por la acción paulatina de envolturas de vendas. Esto hace de Mozs-Icsei dulo una de las mayores concentraciones de casos de este intrigante fenómeno cultural en la región.

Las proporciones de isótopos de estroncio en los restos humanos de Mozs-Icsei dulo son también significativamente más variables que las de los restos de animales de aquellos tiempos y que las de los restos de humanos prehistóricos que se descubrieron sepultados en la misma región geográfica de la cuenca de los Cárpatos, e indican que la mayor parte de la población adulta de Mozs vivió en otros lugares durante su infancia. Además, los datos de los isótopos de carbono y nitrógeno atestiguan las notables contribuciones del mijo a la dieta seguida por esas personas.

Aunque todavía es necesario seguir investigando, lo descubierto hasta ahora en Mozs-Icsei dulo parece sugerir que en al menos una comunidad de Panonia durante y después del declive sufrido por el Imperio Romano, surgió brevemente una cultura en la que los grupos locales romanos y los inmigrantes extranjeros compartían tradiciones y espacio geográfico.

Los resultados del estudio se han hecho públicos a través de la revista académica PLoS ONE. La referencia del trabajo es la siguiente: Knipper C, Koncz I, Ódor JG, Mende BG, Rácz Z, Kraus S, et al. (2020) Coalescing traditions—Coalescing people: Community formation in Pannonia after the decline of the Roman Empire. PLoS ONE 15(4): e0231760. (Fuente: NCYT Amazings)

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital