0
Publicado el 29 Noviembre, 2021 por Liset García Rodríguez en La bohemia
 
 

Hurgar en la historia

Dan a conocer los premios y las menciones en investigación, biografía, testimonio, poesía y décima del Concurso 26 de Julio, que auspicia el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias
Compartir

El general de división, Víctor Rojo Ramos, jefe de la Dirección Política de las FAR, entregó el premio al joven miembro de la Asociación Hermanos Saíz, Lioneski Buquet, un apasionado de los libros y la historia.

Por LISET GARCÍA
Fotos: ISMAEL BATISTA

“Un premio es siempre un homenaje, pero si ese premio lleva el nombre 26 de Julio, entonces el goce es mayor, porque para los cubanos el 26 de Julio no es solo una fecha, es un símbolo; es el momento en que un grupo de jóvenes de la Generación del Centenario, liderados por un joven abogado, marcaron el giro de la historia, que no dejó morir al Apóstol en el año de su centenario”.

Con estas palabras, el Doctor Ricardo Hodelín Tablada agradeció a nombre de los premiados, el homenaje recibido tras resultar ganadores de uno de los concursos más prestigiosos del país, el 26 de Julio, que auspician las FAR y el Museo de la Revolución, en cuyo memorial Granma se realizó la ceremonia.

La inocencia de los patriotas. Fermín Valdés Domínguez y los estudiantes de Medicina fusilados, fue el texto ganador en el género investigación, presentado por este neurocirujano santiaguero, quien tiene en su haber otros libros valiosos, como el de Las enfermedades de José Martí, Los médicos de Antonio Maceo Grajales, y Juan Bruno Zayas Alfonso, médico y general de Brigada en la guerra necesaria.

Ricardo Hodelín, a nombre de los premiados, agradeció la oportunidad de que estos manuscritos pronto se conviertan en libros y lleguen a su verdadero destinatario el pueblo.

En el de Biografía y Testimonio, resultó premiada la obra Un hombre de Partido, que recoge la vida y la trayectoria de Jorge Risquet Valdés. Su autora, Limbania Jiménez Rodríguez, es una apasionada de la historia cubana, vocación que la acompaña desde que era niña, y luego reforzó en la lucha clandestina y en los años de Revolución. Ha sido ganadora seis veces en este concurso, premios que la han estimulado a seguir su camino de indagaciones y hallazgos.

De los textos que ha escrito, el primero que menciona es Heroínas de Angola, dedicado a angolanas luchadoras contra el colonialismo que fueron asesinadas. Enseguida habla de Mujeres sin fronteras, acerca de cubanas internacionalistas. En sitio especial Limbania ubica a A pecho limpio, una obra realizada en 2003 junto a su hermana Argentina, que recoge las hazañas de su condiscípulo Fulgencio Oroz, asesinado por sicarios de Batista.

El premio de Poesía lo recibió Osval Cirilo Díaz Gómez, con la obra Al pie de una obra. En este género, el jurado otorgó una mención a Flores de amor, de Juana Linares Monduí. En ambas resaltan su belleza literaria, la calidad del lenguaje y la altura de los sentimientos que expresan.

En Décimas, el jurado distinguió el cuaderno titulado Los pasos del hombre, del joven avileño Lioneski Buquet Rodríguez. Es una suerte de itinerario contado en 34 estrofas, desde la salida en Tuxpan del yate Granma hasta el triunfo de 1959.

En sus palabras de agradecimiento, Hodelín también destacó que quienes “hemos sido reconocidos con premios o menciones en los géneros de investigación, biografía, testimonio, poesía y décima, no trabajamos para concursos, pero es motivo de incuestionable satisfacción que un jurado compuesto por prestigiosos intelectuales haya encontrado en nuestras obras merecimientos suficientes para ser distinguidas”. Y apuntó, como dijera Martí, que “no hay mayor hermosura que el agradecimiento”.

Junto a la réplica del Granma, en el Museo de la Revolución, un lugar sagrado de la Patria, los premiados recibieron el dictamen del jurado integrado por prestigiosos intelectuales.

El esfuerzo de estos escritores fue reconocido por el segundo jefe de la Dirección Política de las FAR, el general de brigada Marcelo Pérez Pérez, quien afirmó que este concurso es un estímulo para seguir hurgando en la historia y que el fruto de su labor aporte a la formación de valores y al enriquecimiento de la espiritualidad y el patriotismo.

Por su parte, el Doctor en Ciencias Yoel Cordoví Núñez, presidente del Instituto de Historia de Cuba, quien encabezó el jurado del concurso, dijo que gracias a esta apuesta por la memoria, la historiografía y las letras cubanas han enriquecido sus catálogos con nuevos y enjundiosos títulos, al tiempo que algunos de sus más importantes exponentes han declarado que sus primeros pasos en la investigación histórica los dieron al participar en este certamen.

En estos tiempos de resistencia, lucha y victorias, dijo, cuando la historia surca los corazones de los cubanos patriotas, es más necesario llevar en ristre el verso, los tañidos de la Demajagua y el ejemplo de Baraguá.

 

Compartir

Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez