0
Publicado el 18 Mayo, 2015 por Redacción Digital en Le contesta Bohemia
 
 

Invariable edad

Los rasgos faciales sirven para identificar la edad fisiológica de una persona. ( amanoz.cl)

Los rasgos faciales sirven para identificar la edad fisiológica de una persona. ( amanoz.cl)

Según recientes estudios, nuestro rostro revela los años que tenemos, sugerencia de Maité Osorio, de Pinar del Río

Las características de nuestro semblante son biomarcadores de edad fiables, incluso se cree que pueden superar hasta los perfiles de sangre. Asimismo, la fisonomía es reflejo de salud personal, explican investigadores de la Academia de Ciencias de China y recientes estudios, recogidos en la revista Cell Research.

Basado en la creación de un mapa facial en 3D, teniendo en cuenta parámetros como: curvatura de ojos, ancho de boca, nariz, distancia entre ellos, y asumiendo que son cuantificaciones modificables con el paso del tiempo -al decir de expertos-, se puede predecir con exactitud la edad fisiológica, o sea, los años que tiene nuestro cuerpo, aunque reiteran que tales datos pueden diferir en seis años más o menos respecto a la edad cronológica. Para llegar a esta conclusión, los científicos ejecutaron análisis morfológicos de muchos rostros con edades entre 17 y 77 años.

A juicio de los científicos, y a diferencia del tiempo que transcurre desde nuestro nacimiento -en cualquier caso-, la edad fisiológica va a mostrar el estado funcional de nuestro cuerpo. Además, con el plano facial se tiene el contraste fiable para estimarla y conseguir prevenir enfermedades, sobre todo las relacionadas con los malos hábitos de vida y que frecuentemente empeoran con el paso del tiempo; por ejemplo, la obesidad.

A la sazón, otros estudios señalan: “[…] se tiene una cara única”, lo que está indicando que los rasgos del rostro son por encima de cualquier característica personal, como manera de andar o voz, la principal pista para identificar a un semejante. Investigadores de la Universidad de California, en Berkeley, confirman que los rasgos de la cara varían de una persona a otra y que el triángulo formado por ojos, boca, nariz, es una zona muy versátil. Aseguran que las diferencias del rostro no están relacionadas con otras partes de nuestra fisonomía, como puede ocurrir en el resto del cuerpo, donde largos brazos suelen relacionarse con piernas de igual tamaño, y concluyen que tener una cara única, reconocible, es una ventaja adaptativa, favorecida por la evolución.

-(enfemenino.com)

(Foto: enfemenino.com)

Sin embargo, hasta ahora poco se sabía de la genética responsable de la morfología facial en humanos y que la forma del rostro depende de cinco genes, cuyas variantes fijan su forma: ovalada, rectangular, cuadrada, más el perfil nariz-ojos. Por ejemplo, los gemelos monocigóticos o univitelinos (idénticos) tienen la cara prácticamente igual, y los hermanos suelen tener rostros parecidos. Según datos del Centro Médico de la Universidad de Erasmo de Rottedam-Holanda, es buena noticia la posibilidad de hacer retratos fantasmas de un individuo a partir de simples restos de ADN, herramienta útil sobre todo para el trabajo forense.

Otro asunto no menos importante relacionado con los rostros es el porqué recordamos mejor las caras que los nombres de las personas; en tal sentido, los neurocientíficos identifican el circuito cerebral que hay detrás de estos mecanismos de memoria y consideran que al recordar rostros u objetos intervienen tres zonas cerebrales que trabajan en equipo: corteza perirrinal, que indica si un objeto es familiar o no; hipocampo, que reconoce lugares-espacios; y corteza prefrontal medial, encargada de funciones cerebrales superiores. Si se rompe la comunicación entre las regiones del circuito cerebral no somos capaces de recordar objeto- lugar, ni dónde dejamos las llaves, mucho menos cuándo las vimos por última vez. Pero no hay que alarmarse; de acuerdo con las investigaciones, indican los expertos que quizá haciendo asociaciones el recuerdo se haga inminente.

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital