0
Publicado el 10 Junio, 2015 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Para cuidar la vida

No es un aditamento superfluo, sino que aporta seguridad, previene lesiones y preserva la vida en accidentes automovilísticos. (taringa.net)

No es un aditamento superfluo, sino que aporta seguridad, previene lesiones y preserva la vida en accidentes automovilísticos. (taringa.net)

El invento se le adjudica al ingeniero mecánico sueco Nils Ivar Bohlin y se calcula que desde su previsora adopción por los automovilistas se han salvado muchas vidas y evitado muertes innecesarias. El útil implemento fue desarrollado en su inicio -década de los 30- como elemento de seguridad para el vuelo en aviones. Su salto al automóvil no se produjo hasta 20 años después, cuando en 1956 se decidió incluirlo como opción de protección en vehículos marca Ford. En esa misma época, el sello Volvo tomó la determinación de montarlo en serie, de modo que cada unidad de su modelo incluyera el cinturón de tres puntos de anclaje, diseño que se convertiría en norma universal para todos los vehículos de calle.

La evolución de este aditamento desde su surgimiento se centró en perfeccionarlo, para que sujetase la parte superior del tronco de manera diagonal, y la zona de las caderas se atara a un lado del asiento y no se moviese. El desarrollo de este sistema de seguridad ha pasado también a incluirse en asientos traseros. El invento fue reconocido por la oficina alemana de patentes y marcas como de los más significativos para la humanidad. Y es criterio común de estudiosos de tráfico que la eficiencia y la valía del artefacto avalan sus resultados, en cuanto a la seguridad que aporta a los ocupantes de vehículos al evitar que salgan disparados en una colisión y en cualquier caso de accidente. Por ello, Bohlin fue incluido en 1989 en el Salón de la Fama de la Seguridad y Salud; en 1995 recibió medalla de oro de la Real Academia Sueca de las Ciencias de la Ingeniería, y en 1999 llegó al Salón de la Fama del Automóvil.

Sin embargo, no faltan quienes aún usan el cinturón a regañadientes, solo para librarse de una multa y no por conciencia de cuidar la vida.

 


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye