0
Publicado el 15 Octubre, 2015 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Caída de cabellos

Son disímiles las enfermedades que pueden provocar calvicie

Son disímiles las enfermedades que pueden provocar calvicie. (Foto: tricobell.es)

Antes de abordar directamente el tema de interés, es útil refrescar algunos conocimientos elementales que aportan las fuentes consultadas acerca del pelo humano. Este tiene tres etapas de desarrollo: la anágeno-anágena, primera y más larga del crecimiento, puede durar entre dos y seis años, con incremento de más o menos un centímetro al mes; la catágeno-catágena o de reposo, que puede mantenerse alrededor de veinte días; y, por último, la fase telógeno-telógena, de caída, período de cerca de tres meses.

En un día -como término medio- se pueden perder de 70 a101 cabellos, que en condiciones normales van siendo sustituidos por otros nuevos, generados por el folículo piloso, del cual crece cada cabello, y estos siguen su propio ciclo, que es independiente de los que están a su alrededor. Así, en un momento determinado, cada cabello se encuentra en una fase diferente de su ciclo de vida. En el cuero cabelludo de una persona sin alopecia existen entre 100 mil y150 mil cabellos, de los que 85 por ciento están en fase anagén, 1-2 por ciento en catagén y 13-14 por ciento en telogén.

Y sobre la base del conocimiento anterior, a partir de las mismas fuentes especializadas, entremos al asunto que nos ocupa. El vocablo alopecia -considerado sinónimo de calvicie- fue descrito por el dermatólogo francés Raymond Sabouraud. Proviene del griego alopex, que significa zorro, un animal que cambia de pelo dos veces al año. Es la pérdida anormal o rarefacción del cabello y puede afectar propiamente al cuero cabelludo como también a otras zonas de la piel en las que existen pelos: pestañas, cejas, axilas, región genital y barba.

Por ser el cabello parte de nuestra vida, estilo y seguridad, su caída es problema que muchos intentan frenar. Son diversas las dificultades que su pérdida puede causar, pero no todos se tratan igual, ni tienen el mismo origen.

Las alopecias se clasifican en multitud de grupos, por su origen, manifestaciones, la más frecuente es la androgénica o calvicie común, responsable de 95 por ciento de los casos, se comporta de manera distinta para ambos sexos, aunque afecta principalmente a los varones. En los hombres el cabello retrocede de la frente hacia atrás e incluso en la coronilla; las mujeres sufren adelgazamiento y pérdida en la zona superior del cuero cabelludo, pero rara vez tienen calvicie total.

Hay otras formas comunes de alopecia, por ejemplo, la areata, en la que la pérdida del pelo no es definitiva y se circunscribe comúnmente a un área determinada; enfermedad autoinmunitaria, que afecta a los folículos pilosos -zona que hace que el pelo crezca-, porque habitualmente es el sistema inmunitario el que nos protege de agentes externos que producen enfermedades; sin embargo, en este caso, este sistema de protección ataca a estos folículos produciendo la calvicie. También está la alopecia universal –forma extensa de la areata-, las cicatriciales, provocada por la destrucción del folículo piloso, irreversible, y la causada por la tricotilomanía, o sea, por arrancarse el cabello.

Hay variedades de alopecia, por genética, medicamentos, infecciones cutáneas, traumatismos, deficiencias nutritivas y ciertas enfermedades de la piel o generales producidas por grandes dosis de vitamina A, los citostáticos, antitiroideos, anticoagulates, el ácido valproico, pero cuando el medicamento se suspende, la calvicie desaparece. El yodo en altas dosis también puede contribuir a la dolencia.

Volviendo a la más común –androgenética-, se siguen investigando sus causas, aunque se piensa en la influencia de factores genéticos y ambientales. Normalmente se agrupa en familias, y si alguno de sus miembros sufre problemas de calvicie, es más probable que la descendencia también sufra la falta de pelo.

Los laboratorios buscan soluciones, hay tratamientos capilares, avalados por dermatólogos y farmacéuticos. De hecho concurren productos medicinales cosméticos variados, que buscan frenar el avance de la calvicie.

Pero también hay otros problemas que pudieran afectar -más allá de la caída capilar-, como falta de densidad -volumen, caspa, cuero cabelludo sensible, cabello graso, que validan la pronta y necesaria atención médica con especialistas.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye