0
Publicado el 29 Diciembre, 2015 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Necesidad irrefrenable

Nace de la necesidad irrefrenable de adquirir objetos, quizá de poco valor económico; guardarlos, almacenarlos, sin que se pueda prescindir de ellos
Compartir
El síndrome de acumulación compulsiva o disposofobia cuenta con categoría médica.

El síndrome de acumulación compulsiva o disposofobia cuenta con categoría médica. (psyciencia.com)

Por Yamila Berdayes

Categoría médica de patología reciente, que según estimaciones especializadas puede llegar a convertirse en trastorno mental, aunque no está claro si es perturbación aislada o se combina con la enfermedad obsesivo-compulsiva.

Nace de la necesidad irrefrenable de adquirir objetos, quizá de poco valor económico; guardarlos, almacenarlos, sin que se pueda prescindir de ellos. Se cree que el sector de población más afectado son las mujeres.

La conducta repetitiva y acumulativa, produce malestar emocional, porque el desprenderse de algo deviene contrariedad. En el caso de que por acaparamiento de cosas se sufran obstrucciones para realizar tareas cotidianas como cocinar, limpiar, reposar, dormir, usar instalaciones sanitarias, asociadas con la movilidad-desplazamiento, o cuando por la misma condición se vuelve problemática la convivencia familiar y visitas de amigos, se debe acudir al médico.

De acuerdo con el doctor Sanjaya Saxena, director del programa de Trastornos Obsesivo-Compulsivos en la Universidad de California, el acaparamiento compulsivo en la peor de sus manifestaciones puede llevar al paciente a causar incendios, vivir en condiciones insalubres, de infestación con roedores, cucarachas y otros peligros inminentes para la salud y seguridad.

Dado lo naciente de su integración como enfermedad, la patología continúa en estudio e investigación. Según estimaciones actualizadas, entre dos y cinco por ciento de los adultos puede padecer el síndrome, que va desde la acumulación de comida, cubiertos, juguetes, ropa, adornos, libros, hasta animales.

Igualmente los expertos aclaran que no debe confundirse este malestar con el síndrome de Diógenes, otro trastorno del comportamiento que afecta, por lo general, a personas de avanzada edad que viven solas y que se caracteriza por el abandono personal, social, aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación de grandes cantidades de basuras y desperdicios domésticos.

 

 

Compartir

Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye