0
Publicado el 9 Marzo, 2016 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Defecto de refracción

Fallas ópticas como hipermetropía, miopía y astigmatismo, es la sugerencia de Naidé Benítez, de Holguín
Compartir

A cargo de YAMILA BERDAYES

Miopía, hipermetropía y astigmatismo, fallos visuales. (Foto: marcosbeltran.com).

Tenemos buena visión cuando la luz se enfoca directamente sobre la retina. Una persona ve bien cuando puede identificar lo que está cerca o lejos de él. Así lo indican fuentes especializadas.

Sin embargo, un ojo miope es incapaz de enfocar correctamente los objetos lejanos, los ve borrosos y poco definidos. Con hipermetropía se afecta la visión de corta distancia y si se sufre de astigmatismo, la curvatura de la córnea difiere, con zonas irregulares.

Por su parte, la córnea, parte frontal, transparente del ojo humano, cubre el iris, pupila, cámara anterior y es responsable de dos terceras partes de la potencia total de la vista: refracta la luz, proyecta la imagen que miramos en la retina, y desde allí, gracias a células fotorreceptoras, la iluminación se transforma en impulsos nerviosos y a través del nervio óptico, estas propulsiones van al cerebro para hacernos enfocar y ver. Además esta membrana protege el ojo de gérmenes y materiales dañinos.

Los especialistas en oftalmología señalan que cuando se padece astigmatismo, la luz se refractará mal y las imágenes se ven distorsionadas tanto en la cercanía como en lo lejano y la diferencia de esta deficiencia visual, con las otras -miopía-hipermetropía-, es que estas suelen producirse por un defecto en el tamaño del globo ocular, que hace se proyecte la imagen en un punto anterior a la retina (miopía), o en uno posterior (hipermetropía).

Miopía o hipermetropía son defectos que no se padecen a la vez, son excluyentes, sin embargo el astigmatismo es distinto, puede ser la única falla del ojo que ocurre junto con los otros dos defectos visuales.

Como cualquier ametropía o defecto ocular que cree un enfoque inadecuado, hay también diferentes grados de afección, y por supuesto, no todos requieren de tratamiento. El astigmatismo leve puede ser asintomático, sin complicación perceptible y el propio ojo puede corregir el defecto de visión involuntariamente, sin molestias para el que lo padece. Ahora, si es más pronunciado, habrá síntomas, que pueden ir desde dolor de cabeza, mareos, dificultad para enfocar, entre otros.

Según el grado de la molestia que se padezca, será su corrección, con fórmulas como: lentes de contacto, espejuelos e incluso cirugía, claro que en cualquier caso será el especialista quien valorará y aconsejará el tratamiento a seguir.

En el ojo humano el astigmatismo puede ser frecuente. (Foto: ranchera957.fm).

A propósito del tema, un equipo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, España, habla de lentes o lentillas que pueden prevenir la degeneración de la retina, un problema que ocurre cuando se dañan los vasos sanguíneos de los ojos o por exceso de estos y que puede llevar a la ceguera. La investigación desarrollada durante 13 años ofrece las primeras lentillas con certificado de seguridad retiniano.

Según Celia Sánchez Ramos, líder del estudio, estamos expuestos durante 5 500 horas al año a la luz que nos rodea, y como la cantidad de iluminación no para de crecer y ahora se le suma la luz que proyectan los dispositivos tecnológicos, ordenadores, tabletas, quizá la nueva idea de lentillas pueda mitigar la cantidad de luz que daña nuestros ojos. A pesar de que el sistema visual humano tiene métodos fisiológicos de protección, “no les hemos dado tiempo, ya que la tecnología ha ido muchísimo más rápido que la capacidad del sistema humano para adaptarse”, sentencia la investigadora.

Compartir

Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye