0
Publicado el 28 Marzo, 2016 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Que no falte

El déficit de hierro afecta la salud y el funcionamiento del cerebro, sugerencia de Maité Veitía, de Cienfuegos

A cargo de YAMILA BERDAYES

El cansancio, síntoma de la anemia.

El síntoma más frecuente de todos los tipos de anemia es el cansancio. (www.wordpress.com).

Ser saludables es importante y si mantenemos niveles adecuados de vitaminas, glucosa y otros parámetros, el cerebro funciona bien, rendimos más e incluso mejor. En este andar, una variable importante es el hierro, al menos varios estudios alertan sobre las posibles consecuencias de los bajos niveles de este mineral, entre los 18 y 35 años edad, y en la sapiencia. Por ejemplo, un artículo académico del departamento de Ciencias Nutricionales de la Universidad Estatal de Pensilvania en Estados Unidos, publica y enfatiza en The Journal of Nutrition (2016), la relación indisoluble entre marcadores hematológicos y el conocimiento.

El citado estudio examinó la deficiencia de hierro en mujeres en edad reproductiva, basándose en cómo su carencia puede afectar el rendimiento, sobre todo en cuanto a la realización de tareas mentales. Se midieron parámetros como: hemoglobina, ferritina, transferrina y niveles totales de hierro en el cuerpo de féminas sanas. En cuanto a la evaluación cognitiva, se aplicaron pruebas de funciones ejecutivas, tareas de control, planificación, atención, memoria de trabajo, y se obtuvieron resultados interesantes que constatan la asociación entre un buen nivel de hierro y la satisfacción general.

Según los autores, el hallazgo podría estar relacionado con una interferencia en las redes que conectan el córtex prefrontal con el hipocampo. Al parecer los niveles de hierro son relevantes para rendir bien en ciertas tareas mentales, y no solo en cuanto a evitar estados anémicos. Para el cerebro la buena nutrición también es importante.

La anemia ocasiona malestar general.

La anemia puede ocasionar falta de aliento, vértigo, frío en manos-pies, palidez en la piel, encías, uñas, entre otros síntomas. (www.levante-emv.com).

Sin embargo, como apunta otra investigación, publicada en la Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia, no se puede obviar que la anemia es un problema de salud mundial que afecta tanto a países desarrollados como a los que están en desarrollo, con mayor prevalencia en los últimos. Sus causas pueden ser multifactoriales y con frecuencia coincidentes, pero la principal es la baja ingestión de alimentos con fuentes adecuadas de hierro en cantidad y calidad; se asume que el 50 por ciento de las causas de anemia es por deficiencia de hierro y aunque este resulta ser el factor más frecuente, no debe olvidarse que pueden coexistir otros factores que necesitan ser explorados y tratados, como presencia de parásitos hematófagos (Necator americanus y Ancylostoma duodenale), malaria, enfermedades genéticas, inflamatorias crónicas y malignas, principalmente.

Se cree que su prevalencia no es igual en todos los grupos de edad; son lactantes, preescolares, mujeres embarazadas y mujeres en edad fértil, los grupos más vulnerables o en riesgo. En niños menores de dos años, las consecuencias pueden resultar irreversibles si no se realizan acciones de intervención tempranas.

Nuestro país trabaja en el desarrollo de programas de intervención para la prevención de la anemia por deficiencia de hierro en la población, con acciones nacionales y regionales.

También hay que tener en cuenta que consumir frutas y vegetales es valioso –poseedoras de diversas vitaminas como la C, y minerales, permiten la mejor absorción del hierro–, pues contribuyen a la mejor salud.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye