0
Publicado el 29 Agosto, 2016 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Con urgencia

Acerca de la importancia de proteger la piel de los rayos solares, indaga Roberto Benavides, de Ciego de Ávila
La exposición al sol provoca cáncer en la piel.

Cuanto más nos exponemos al sol, mayor es el riesgo de desarrollar cáncer de piel. (Foto: depileoblogspot.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Tomar sol resulta beneficioso para fortalecer el sistema inmunitario, reducir la presión sanguínea y activar la circulación, además mejora el estado de ánimo, porque equilibra el sistema nervioso y combate depresiones, favorece la síntesis de vitamina D, aumenta la absorción de calcio-fósforo y endurece los huesos, pero a su vez, en exceso y a deshoras, puede ocasionar graves riesgos.

Explican dermatólogos que exponerse sin protección provoca daños que se van acumulando en la piel -mayor órgano del cuerpo humano, con efecto de memoria, registra el exceso de luz solar que incide en él- y con el paso del tiempo estimula el envejecimiento prematuro, lesiones, manchas, alergias, incluso cáncer.

Lo adecuado podría ser prevenir el exceso de exposiciones al astro rey, utilizar protectores apropiados, y seguir pautas como aplicarlos más o menos media hora antes de exponerse, pero lo más importante es evitar el contacto del sol, en las horas de máxima intensidad lumínica, o sea, entre las 12 del mediodía y las cuatro de la tarde.

Por otra parte, hay quienes insisten en lucir una piel bronceada, que se puede lograr –claro está– cuando nos exponemos a los rayos del sol, porque el cuerpo produce el pigmento melanina, que absorbe radiaciones y hace que la epidermis adquiera ese tono, que valga decir, protege del sol, pero a juicio de los especialistas, este mecanismo defensivo natural del organismo no es suficiente para contrarrestar los efectos nocivos de los dos tipos de rayos ultravioletas (UV) que alcanzan la superficie del amplio órgano.

Los UVA son los responsables de que la piel adquiera el tono moreno, inducen a las células a producir melanina y si bien no queman, tampoco son inocuos, porque penetran profundamente la epidermis y pueden provocar daños a largo plazo como la degeneración prematura, imperfecciones, pérdida de elasticidad y lesiones importantes. Los UVB son los responsables del enrojecimiento.

Por otra parte, explican médicos, que el fotoenvejecimiento, no es otra cosa que la caducidad o deterioro de la piel originada por la exposición excesiva a los rayos ultravioletas solares. La luz ultravioleta daña las fibras de colágeno, y causa una producción excesiva de fibras de elastina anormales, entonces el mecanismo de defensa de la piel intenta mejorar esta situación, provocando la formación de fibras denominadas cicatrices solares, que crean arrugas y depresiones cutáneas.

Sobre melanoma –advierten galenos–, que es un tipo de cáncer de piel, considerado el más grave de todos, se origina en células de tipo melanocitos, por su proliferación descontrolada, es curable en etapas iniciales, pero con tendencia a propagarse hacia otras partes del cuerpo si no es detectado a tiempo. Según, la Skin Cancer Fundation -organización líder en prevención e información sobre el cáncer de piel-, los melanomas representan el uno por ciento de los casos de cáncer de este tipo, registra casos de muerte y se ve más en hombres que mujeres. Las tasas de melanoma y otros tipos de cáncer de piel, han aumentado lentamente pero sin pausa, desde los años 80, lo que indica que hay que estar muy alertas.

Es necesario mirarse o examinarse la piel, para detectar algún posible cambio y realizar revisiones médicas para prevención-diagnóstico rápida e indispensable, disponer de protección solar, incluso cuando llueva o esté nublado, porque en días plomizos los rayos ultravioletas dañinos penetran la epidermis y tienen la misma energía que si el día fuera soleado. Los rayos UV pueden dañar la piel en apenas 15 minutos, incluso en los días grisáceos.

En pieles claras, para las primeras exposiciones, un buen sombrero podría ser el complemento ideal en días soleados. Por eso, uno de los consejos más repetidos por dermatólogos para resguardar la dermis, es utilizar crema hidratante con protección solar, todos los días y no solo las mujeres, los hombres deben aplicársela también, por ejemplo, después de afeitarse y en lugar de alguna loción o bálsamo.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye