0
Publicado el 13 marzo, 2017 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Niños felices

Si los pequeños disfrutan de bienestar en casa, serán adultos saludables, sugerencia de Ariel López, de La Habana
Cuba, protege la niñez y la hace prioridad en todos los espacios.

Cuba, protege la niñez y la hace prioridad en todos los espacios. (Foto: escambray.cu).

A cargo de YAMILA  BERDAYE

Refieren y constatan varias investigaciones que niños pequeños con buenas relaciones con sus padres suelen tener mejor salud y calidad de vida. En un entorno feliz, los más chicos se alimentan de forma adecuada y tienen mejores habilidades sociales.

La Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad Baylor, en EE. UU., sugiere en estudio reciente, que la relación que los pequeños mantienen con sus padres puede afectar o beneficiar decisivamente su vigor, incluso durante décadas.

Dejan ver que aquellos que estén más abrigados por sus progenitores y vivan en un hogar confortable, seguirán en su día a día rutinas beneficiosas.

Otro ensayo, publicado por la revista Journal of Health and Social Behavior, indica que, por el contrario, menores que no están placenteros en casa y carecen de vínculos adecuados con sus progenitores, no se alimentarán bien y sus horarios serán irregulares, lo que sin dudas menoscaba calidad de vida y afectará de manera negativa la vida social-emocional. Incluso, el amor paternofilial pudiera corregir el impacto negativo del desarrollo infantil en un ambiente socioeconómico menos beneficiado.

Igualmente se hace hincapié en que esta relación es muy importante en cualquier sentido y que los niños víctimas de abusos, suelen tener más problemas de salud en el futuro, aunque crezcan en hogares mejores económicamente.

En nuestro país, los niños que carecen de amparo familiar son acogidos en hogares con estos fines. Son instituciones que surgieron en el año 1984 por Decreto Ley del Consejo de Estado, centros de asistencia social, donde menores, adolescentes y jóvenes, encuentran condiciones de vida semejantes a las de un hogar. La causa fundamental de ingreso a estos centros es el ser huérfanos o el abandono.

Los niños felices en casa serán adultos más sanos.

Los niños felices en casa serán adultos más sanos. (Foto: soytopmother.com).

Allí se les garantiza educación, alimentación, atención médica y en edad adulta se les incorpora a la sociedad. El 100 por ciento de estos menores, adolescentes, jóvenes, está asociado a diferentes centros educacionales y tienen seguimiento de los representantes legales de los mismos, o sea, de los directores de los propios hogares. Igual sucede con la atención médica que se garantiza en las áreas de salud donde están ubicadas cada una de estas instituciones.

Estos hogares disponen de dormitorios (cuartos), sala para estudio individual o colectivo, locales-áreas para actividades deportivas, culturales, recreativas y de servicios, y planes de visitas a centros recreativos y artísticos.

Mientras estos chicos permanezcan en las instituciones citadas, reciben, además, alimentación adecuada, uniforme escolar, ropa de vestir, calzado, un estipendio establecido para gastos personales y algo fundamental: preocupación y amor necesarios para crecer y andar en la vida.

De cualquier manera, ser padres es más que fecundar un vientre, es ofrecer incondicionalmente auténtico cariño y recibir a cambio, agradecimiento, abrazos, besos. El amor que seamos capaces de ofrecer a nuestros niños, será revertido y será siempre saludable.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye