0
Publicado el 1 Agosto, 2017 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Correcta manera

Cómo romper un huevo, interrogante de Liz Ana, de Marianao, La Habana
Correcta manera.

Romper huevos, habilidad útil en la cocina. (Foto: ecuavisa.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Quizá pensamos que rasgar un huevo es algo simple, sin embargo, cuando se está aprendiendo a cocinar es casi un reto. Si se hace de manera correcta el cascaron se romperá suavemente, derramando el contenido líquido en caída uniforme, pero si no es así y lo hacemos mal, terminamos con los dedos llenos de yema y cáscara en cualquier lugar.

Por suerte, estudiosos e investigadores van resolviendo interrogantes –incluso como esta, simple–, y han conseguido una fórmula casi infalible para no fallar a la hora de tratar con este alimento. Eso sí, lo que se necesita son conocimientos básicos de principios de la Física.

Para completar y hacer una ruptura perfecta se precisa saber dónde va y con qué fuerza se concibe: “Quieres iniciar la grieta en la parte más plana del huevo, que es el medio”, dice Volker Blum, científico de la Universidad de Duke, EE.UU.

La cáscara de este alimento tiene un punto de quiebre, o limites más allá de los cuales ya no se absorbe más fuerza, ese término es menor en donde el huevo es más débil, su centro, porque el área es plana, explica Sinan Keten, ingeniero mecánico de la Universidad de Northwestern, EE.UU. En contraste, la parte superior e inferior del huevo son las más resistentes y difíciles de estallar, debido a su curvatura.

El arco es capaz de sostener una carga pesada sin romperse porque distribuye el peso de manera uniforme. Entonces si sostienes un huevo con dos dedos, o sea, en cada uno de sus polos, y lo aplastas con fuerza, es poco probable que se rompa, las curvas del cascaron distribuyen la presión que se usa de manera idéntica.

Cuando se sabe dónde quebrarlo, se debe hacer una grieta inicial que dé lugar a una fractura grande para que los dedos pulgares entren en ella, luego de acuerdo al trabajo de fisura y creada la abertura, se expandirá sola, ligeramente, hasta que se haya aplicado la cantidad de fuerza necesaria para que la ruptura alcance longitud de hueco, es decir, para abrir exitosamente un huevo una vez roto, debes aplicar la fuerza necesaria para que las orillas agrietadas comiencen y continúen expandiéndose. Pero hay que tener mucho cuidado de no extralimitarte, tirar rápido puede resultar un desastre.

Esencialmente, un rompimiento nítido, instantáneo, a través de la parte del medio del huevo y la presión uniforme-firme con cada mano te ahorrará un lío revuelto.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye