0
Publicado el 22 Agosto, 2017 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

¿La piscina? ¡Con precaución!

¿La piscina? ¡Con precaución!

Un baño en piscina es agradable, pero no está exento de riesgos para la salud. (Foto: todopapas.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Si nos bañamos en piscinas, ¡cuidado!, en ellas no solo nadan personas, sino también muchos microorganismos, algunos de ellos patógenos. Según apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS), la principal fuente de virus y bacterias en los baños de agua dulce son las heces, procedentes de aguas contaminadas de las que se surten las piscinas, o sea, de excrementos depositados accidentalmente y por supuesto cuando las instalaciones son al aire libre, son peligrosos los deshechos de pájaros o roedores.

También llegan virus-bacterias en las mucosas, saliva y piel de los bañistas. Entre los gérmenes más habituales están los adenovirus, que causan conjuntivitis, faringitis; el Giardia intestinalis, parásito responsable de náuseas, calambres, diarreas; y la bacteria Escherichia coli, que provoca igualmente diarreas y colitis. Los niños son los más propensos a ellas, porque pasan mucho tiempo en el agua. La mayoría de las veces los microbios se eliminan vertiendo cloro en el depósito y manteniendo el pH apropiado para piscinas.

Cuando el agua es caliente –piscinas climatizadas–, entonces existe el riesgo de que proliferen distintos tipos de bacterias: del género Legionella, desencadenantes de la enfermedad del legionario; tipo de neumonía, Pseudomonas aeruginosa, que produce otitis; las de variedad Mycobacterium, causante también de neumonía; Staphylococcus aureus, que genera infecciones de piel, orina y oído; y Tinea pedis, culpable del pie de atleta, infección por hongos, que ataca la planta de lo pies y los espacios entre los dedos.

Explican médicos, que asimismo es problema el exceso de desinfectante en estos depósitos, porque igual aparecen enfermedades como la conjuntivitis y otitis, pero en contraposición su ausencia hace que se difundan en cantidades desorbitantes las bacterias.

¿La piscina? ¡Con precaución!

La piscina más grande del mundo está en Chile, en el complejo turístico San Alfonso del Mar. (Foto: 24horas.cl)

Lo necesario sería evitar la concentración del agua, mantener el nivel adecuado de desinfectantes para deshacerse de gérmenes y así lograr mantener estos almacenamientos casi estériles.

A propósito del tema, es una curiosidad que la piscina más grande del mundo, –según el Guinness de los Récords– está situada en el complejo turístico San Alfonso del Mar, en Algarrobo, Chile, a 90 kilómetros de la capital. Tiene 1 013 metros de largo y tres de profundidad, ocupa unas ocho hectáreas, lo que equivale a 6 000 piscinas familiares de alrededor de ocho metros de largo. Esta laguna artificial contiene 250 millones de litros de agua que tienen la transparencia y el intenso color turquesa de los mares tropicales. Es captada directamente del océano y se mantiene más caliente que el agua del mar, a unos 26 grados. Fueron necesarios cinco años para construirla y se invirtieron unos 3.5 millones de dólares en ella. (ACN).


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye