0
Publicado el 8 Agosto, 2017 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

No es estrés

Sobre la aparición de canas, pregunta Nancy Noguera, de Santiago de las Vegas, en La Habana
No es estrés.

Cuando al final de un ciclo dejan de producirse pigmentos el pelo se vuelve gris. (Foto: elpais.com).

De repente te miras al espejo y descubres un cabello gris que se destaca en medio del pelo, entonces a lo mejor piensas, ¡es estrés! Es probable que hayas escuchado alguna vez: puedes evitar la aparición de canas manteniendo bajos los niveles de cansancio mental, pero según especialistas en dermatología, la afirmación es falsa, porque tensión física-emocional y canas no tienen que ver.

A la mayoría de las personas les asoman las primeras canas cuando se acercan a la treintena de años. Normalmente, aparecen primero en las sienes y, con el tiempo, se extienden por toda la cabeza. A algunos les parece atractivo el aspecto canoso, otros hacen esfuerzos para ocultar la situación.

Parece haber una regla no escrita dictando que la mitad de las personas que rondan los 50 años han perdido el color del pelo en un 50 por ciento. Una investigación que publica la Revista Británica de Dermatología, encontró que el 74 por ciento de personas entre 45 y 65 años tienen canas en una proporción media del 27 por ciento. Normalmente, los hombres son más propensos a tener cabellera blanca, y por etnias, los asiáticos y africanos pierden menos color que los caucásicos.

En realidad, se cree que son factores genéticos los que desempeñan un papel importante en la determinación de cuándo el cabello comienza a perder color. “Para la gran mayoría de la gente, el pelo gris no se reduce a algo que ha hecho, sino a factores genéticos fuera de su control”, dijo Nina Goad de la Asociación Británica de Dermatólogos a la BBC.

Sin embargo, late la pregunta de cómo llegó a ser mito persistente la aparición de canas por estrés, a la sazón, tal vez se pueda culpar a los ratones. Varias investigaciones con roedores han sugerido vínculo entre estrés y aparición de pelo gris. Un estudio del año 2011 incluso sugirió que la exposición a largo plazo al estrés, afecta el ADN y podría modificar genes que dan la tonalidad al cabello.

Otra investigación del año 2009 apuntó que la razón por la cual el pelo pierde su color es porque a medida que envejecemos, producimos cada vez menos una proteína protectora especial que protege al cabello de un proceso natural de blanqueamiento desde el interior.

Pero por suerte los ratones no son personas y la mayoría de ellos son de color gris, de todos modos. De cualquier manera existen pocas indagaciones para apoyar la idea de que los resultados de esos estudios ocurren en humanos. “No hay evidencia que vincule la aparición del envejecimiento con el estrés, la dieta o el estilo de vida”, argumenta Rodney Sinclair, profesor de dermatología de la Universidad de Melbourne.

Si te preocupas o inquietas y piensas que las canas son resultado de lo estresado que estás, ya sabes, no lo son. El color del cabello es resultado de la acción de unas células conocidas como melanocitos, que se encuentran en los folículos capilares, cavidades del cuero cabelludo con gran concentración de células madre, de las que nace el pelo. Ellas producen pigmentos que se incorporan a las fibras de crecimiento de los cabellos.

Concluyen los especialistas argumentando que la producción de colores se enciende y apaga en relación con los ciclos capilares. Cuando, comienza uno nuevo y no aparecen tonos, el pelo se vuelve gris.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye