0
Publicado el 11 Diciembre, 2017 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

De color rojo

Sorprendente y fascinador matiz, sugerencia de Nancy Roig, de La Habana
De color rojo.

El tono rojo destaca por su simbolismo universal. Es el color del amor. (Foto: hd.wallpaperswide.com)

A cargo de YAMILA BERDAYE

Rojo: ¡Tono que nos hace más atractivos! Color de la prisa y la urgencia, de lo inmediato. Desde el punto de vista de la psicología popular es matiz de pasión, de señales de alarma-reclamo, porque capta la atención de cualquiera con rapidez, pero además se le vincula con la sangre, amor, intimidad y alegrías.

En su lado negativo, irá señalando las malas notas, problemas económicos (números de este color), guerra, violencia y lo prohibido.

Está presente en señales de tráfico, semáforos, en precios de rebajas, en alimentos: frutas, carnes, especias. Igualmente representa la atracción sexual. Se cree que las prendas de esta coloración van de toque especial e intención seductora; se dice elevan la autoestima de quien las lleva y la afirmación tiene explicación científica.

Según estudio liderado por Anne Berthold, psicóloga de la universidad de Zúrich, en Suiza, las personas que atavían el tono se ven a sí mismas más guapas y atractivas.

La investigación, publicada en el periódico European Journal of Social Psychology, arrojó que el color llama la atención e indica disponibilidad erótica. Destacando asimismo: vestirse de rojo puede indicar que estás sexualmente más receptivo que si usas ropa de otro color. Sin embargo, el asunto se vuelve contradictorio cuando se trata de personas tímidas donde lo llamativo puede llegar a tornarse incómodo.

Otros estudios revelan que la fascinación por el rojo tiene base objetiva basada en la Biología. Un experimento del año 2010 de varias universidades y publicado en el Journal of Experimental Psychology indica que mujeres vestidas de ese color resultan más seductoras.

La explicación –según los científicos– podría tener origen en la fisonomía de nuestros ancestros primates. Por ejemplo, las hembras del género primates babuinos y los chimpancés se enrojecen a modo de señuelo sexual cuando se acerca la ovulación. De esta forma consiguen atraer a los machos y aumentar su disponibilidad para copular.

Al parecer algo similar pasa con nosotros, los seres humanos y es que la sexualidad es mucho más primitiva de lo que solemos creer y el rojo ha conservado esa capacidad de atraer.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye