0
Publicado el 22 Enero, 2018 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Comer perfecto

Ingerir alimentos de prisa puede perjudicar la salud, sugerencia de Elizabeth Batista, de Catalina de Güines, en Mayabeque
Comer perfecto.

El comer despacio está relacionado con el modo de vida y los buenos hábitos de alimentación. (Foto: cdn2.cutypaste.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Consumir alimentos de manera lenta permitirá no solo engordar menos, sino menos posibilidades de padecer enfermedades. Así lo señala un estudio dado a conocer en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón, que son escenario de citas importantes de investigadores y médicos, a nivel mundial, para presentar los últimos avances en ciencia cardiovascular.

La investigación en concreto se llevó a cabo en la Universidad de Hiroshima (Japón) y el cardiólogo Takayuki Yamaji, autor principal del estudio, fue el encargado de comunicar las conclusiones.

Tras cinco años de indagación, los científicos llegaron a la conclusión de que aquellos individuos que comían más rápido eran más propensos a desarrollar síndrome metabólico –ocurrió en un 11.6 por ciento de las personas que formaban parte del grupo objeto de sondeo– que aquellos que comían a un ritmo normal (acabaron con dicho síndrome el 6.5 por ciento) o los que tomaban los alimentos de forma lenta, solo a un 2.3 por ciento se les diagnosticó.

Asimismo, asociaron comer más rápido con un mayor aumento de peso, nivel de glucosa en sangre y con el incremento de la circunferencia de la cintura.

“Comer más despacio puede suponer un cambio de estilo de vida crucial para ayudar a prevenir el síndrome metabólico”, explicó Takayuki Yamaji. “Cuando las personas comen rápido, tienden a no sentirse llenas y es más probable que coman en exceso. Comer a prisa provoca una mayor fluctuación de la glucosa, lo que puede llevar a la resistencia a la insulina”, continúa. El investigador cree que el estudio, aunque se haya llevado a cabo con una población japonesa, también se puede aplicar al resto del mundo.

Alcanzado este punto, te puedes preguntar: ¿soy de los que comen demasiado rápido? Según los expertos lo ideal es que le dediques al menos 30 minutos a esta actividad y según la revista Harvard Health, 20 minutos es el tiempo que más o menos le lleva al cerebro reconocer que se está lleno. Si se come vertiginoso, la señal de que has comido suficiente te llegará tarde, cuando se haya ingerido demasiada comida. Igualmente, se reseña que se debe masticar entre cinco y 10 veces más los alimentos de lo que suele hacerse normalmente para asegurar la digestión correcta e importante: ¡comer siempre sentado!

Estás a tiempo de cambiar hábitos. Si no comes despacio haz un esfuerzo y practícalo, cuerpo y salud lo agradecerán.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye