0
Publicado el 15 Mayo, 2018 por Redacción Digital en Le contesta Bohemia
 
 

Potencia cerebral

Alimentos que favorecen el órgano pensante, sugerencia de Lisandra Díaz, de Isla de la Juventud
Potencia cerebral.

Hay que consumir alimentos adecuados para tener un cerebro saludable y activo. (Foto: hdstatic.net).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Podemos tener un cerebro sano, fuerte. Explican médicos especialistas que el órgano rector de nuestro organismo necesita de alimentos buenos o saludables para andar a capacidad completa de manera natural.

Estudios al respecto apuntan que comestibles como carnes, frutas y verduras, tienen el potencial adecuado para aumentar estados de ánimo y salud mental, ¿cuáles sobresalen?

Según una investigación científica de la Universidad Estatal de Nueva York en Binghamton, Estados Unidos, publicada en la revista Nutritional Neuroscience, los efectos de ciertos alimentos en el bienestar psicológico dependen en gran medida de la edad de la persona. Indican que hay comidas que afectan el estado de ánimo y la bienandanza mental de los adultos jóvenes de forma diferente a la de los adultos mayores, y viceversa. La buena noticia es que los hallazgos pueden ayudar a elegir lo que comemos y favorecer la capacidad pensante.

Los científicos establecen que lo que se ingiere tiene un impacto significativo en el cerebro, por ejemplo, remarcan que degustar frutas y verduras mejora el bienestar psicológico. Otros estudios respaldan el vínculo entre consumo de carne y reducción de depresiones.

Se cree que la ayuda está relacionada con la forma en que algunas comidas modifican la química del cerebro, lo que incide en la salud anímica. Sin embargo, los investigadores marcan como salvedad importante, que la estructura del cerebro no es la misma a lo largo de la vida y dicen: “La maduración del cerebro puede no completarse hasta la edad de 30 años, lo que puede explicar el control emocional diferencial, la mentalidad y la capacidad de recuperación entre adultos jóvenes y maduros. Como resultado, los factores dietéticos pueden influir en la salud mental de manera diferente en estas poblaciones”.

Pero la cosa no queda ahí, existen comestibles que además de cuidar la mente fortalecen el órgano pensante, porque tienen nutrientes que hacen al cerebro enérgico e íntegro.

Por ejemplo, la cafeína, estimulante suave presente en bebidas como el café, mejora la agudeza mental. Los efectos potenciadores de la cafeína en el cerebro y su riqueza antioxidante ayuda a mantenerlo vigoroso.

Las remolachas son excelentes fuentes de nitratos de origen natural, consumirlas mejora el flujo sanguíneo y el rendimiento mental. El ajo, por su parte, ayuda a evitar algunas formas de cáncer cerebral, según una investigación publicada en Cancer, revista médica de la American Cancer Society, los compuestos orgánicos de azufre del ajo funcionan con éxito para matar las células de glioblastoma, un tipo de tumor maligno.

Con la ingesta de una naranja se obtiene toda la vitamina C que necesita el organismo en un día. Comerlas es significativo para la salud del cerebro, es factor clave para prevenir el deterioro cognitivo. Consumir cantidades suficientes de alimentos ricos en vitamina C puede proteger el deterioro cognitivo asociado a la edad y la enfermedad de Alzheimer. Igualmente se puede lograr con la ingesta de pimientos y tomates.

Los huevos, específicamente la yema, es fuente sorprendente de colina, precursor de la acetilcolina, neurotransmisor involucrado en ayudar a recordar cosas; entonces, comer alimentos ricos en proteínas como estos, mejora el rendimiento cognitivo de manera general, según estudios realizados en Suiza.

La glucosa es también buena para la memoria, aunque se recomienda consumirla en carbohidratos complejos saludables dígase guisantes, granos enteros, en lugar de un golpe rápido de azúcar. El combustible principal para el cerebro es la glucosa que proviene de los carbohidratos, como los que abundan en la avena.

Otra joya alimenticia son las lentejas, leguminosas llenas de folato, una vitamina B que ha demostrado ayudar a aumentar la potencia cerebral. El folato también juega un papel importante en la disminución de los niveles de aminoácidos que pueden afectar el funcionamiento del órgano pensante. Y los pescados son ricos en fósforo, impulsan la memoria, tienen ácidos grasos Omega 3 que nuestro organismo es incapaz de producir y que protegen la salud intelectual, tanto la capacidad cognitiva como la recordación. Se recomienda su ingesta reiterada.

Otros alimentos vigorosos son los frutos secos, aportan minerales-vitaminas, fósforo, magnesio, potasio, vitaminas del complejo B y E, son encantadoras herramientas para mantener buena salud cardiovascular y fortaleza mental.

En fin, si mediante una correcta alimentación se logra que todos los órganos de nuestro cuerpo obtengan el necesario aporte de sangre-oxígeno, entonces el órgano rector también funcionara mejor.


Redacción Digital

 
Redacción Digital