0
Publicado el 24 Julio, 2018 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Anoxia

Anoxia.

La pérdida de oxígeno en el cuerpo o cerebro es perjudicial e incluso pone en peligro la vida. (Foto: sanitas.es).

A cargo de YAMILA BERDAYE

La falta de aire puede causar daños graves e incluso la muerte. Cualquier persona que sospeche que tiene hipoxia o disminución en la cantidad de oxígeno que respira, debe buscar atención médica inmediata, dicen los médicos que apenas unos minutos sin él y el cerebro consigue quedar dañado.

El menoscabo de oxígeno en el órgano pensante hace que las neuronas mueran y aumente la probabilidad de daño cerebral o fallecimiento. Los síntomas de anoxia pueden ser cambios de humor-personalidad, dificultad para hablar, olvido de palabras, debilidad, mareos, desorientación, incapacidad para concentrarse, pérdida de memoria, dolor de cabeza, problemas para caminar, de coordinación. Cuanto más tiempo falte el aire, más aparente es la sintomatología, que puede ir entonces desde la pérdida del conocimiento, desmayos, convulsiones, hasta alucinaciones.

Los especialistas señalan que los signos pueden no aparecer de manera inmediata, porque el cerebro consigue compensar la disminución de oxígeno durante unos minutos antes de que aparezcan indicios. Las sospechas iniciales logran ser leves, sin embargo, la atención médica tiene que ser rápida.

Hay varios tipos de anoxia: Anémica, que se produce cuando no hay suficiente hemoglobina en la sangre o la que se tiene es ineficaz, ella transporta oxígeno por todo el cuerpo, a través de la sangre y si no puede administrar el suficiente a los órganos, es probable que estos dejen de funcionar correctamente. Tóxica, que impide que la sangre transporte oxígeno alrededor del cuerpo de manera efectiva, puede ocurrir después de que se ingiera, absorba o inhalen toxinas u otros químicos dañinos, como el monóxido de carbono.

También existe anoxia por estenosis y anóxica, la primera aparece cuando la sangre no llega al cerebro u otras partes del cuerpo que lo requieren para funcionar correctamente, entonces afloran dificultades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, insuficiencias cardiacas; la segunda asoma si se está a gran altura o ante un cambio de altitud o elevación brusco cuando hay oxígeno limitado en el aire.

Explican los médicos que la ausencia de respiro puede estar causada igualmente por un paro cardiaco, respiratorio, asfixia o estrangulamiento, sobredosis de drogas, pérdida de sangre, latidos irregulares del corazón, músculos cardiacos dañados que no bombean suficiente sangre y oxígeno al cerebro y otros eventos como estar a punto de ahogarse, reacción adversa ante la anestesia general, neumonía, anemia.

Al decir de expertos, las lesiones cerebrales hipóxicas anóxicas son graves y pueden causar daños peligrosos, permanentes, por eso es importante conocer los síntomas y buscar cuidado especializado. Una respuesta médica vertiginosa puede socorrer en la reducción de complicaciones y determinar velocidad-éxito de la recuperación.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye