0
Publicado el 28 Agosto, 2018 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Preocupantes manchas

Por qué se pone la piel roja cuando hacemos ejercicios, interrogante de Anita Estrada, de Pinar del Río
Preocupantes manchas.

El enrojecimiento normal de la piel cuando nos ejercitamos no es dañino. (Foto: mipielsana.com).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Las manchas en la piel son preocupantes para los que se ejercitan al aire libre o se dedican a actividades que los expongan al sol; cuando hay enrojecimiento, no significa precisamente que la salud esté en peligro, pero de cualquier manera hay que ser precavidos ante síntomas de este tipo.

Es normal que durante o después de hacer ejercicios, se produzcan enrojecimientos, se trata de reacciones corrientes por el esfuerzo que se realiza. El deporte provoca manchas de color rojizo porque hace que el corazón lata más rápido y por supuesto que la circulación se acelere.

Explican los médicos que es una reacción incrementada de flujo sanguíneo y la expansión de vasos capilares que dirigen la sangre a la superficie de la piel. Esta función, al igual que la transpiración, regula la temperatura del cuerpo, así que no es para preocuparse.

Dicho síntoma puede variar según la persona, reporta American Council on Exercise. Tampoco se debe perder el sueño si hay leves calambres musculares después de una sesión de gimnasio.

Otro motivo de sonrojo es la urticaria inducida por el ejercicio, en ese caso, sí es necesario acudir al médico. La American Academy of Family Physicians informa que la urticaria puede incluir síntomas como picazón, dolor de cabeza, espasmos estomacales, inflamación de la cara, lengua o manos y dificultad para respirar. Es por esta razón que si el enrojecimiento en la piel es exagerado, hay que dejar de hacer deporte de inmediato. Ah, y antes de hacer cualquier actividad que requiera esfuerzos físicos, es recomendable realizarse exámenes médicos completos.

Existen actividades físicas que pueden provocar sobrecalentamiento o golpes de calor, lo cual resulta peligroso, entonces si observas que la piel se enrojece demasiado, más un incremento de la temperatura corporal, es hora de descansar. Hay que estar atento a las reacciones del cuerpo cuando estemos desarrollando rutinas de pesas, caminatas, deportes, carreras o danza aeróbica.

A veces es consecuencia de factores ajenos al calor, por uso de toallas sucias o prendas hechas de un material poco apropiado para secar el sudor, incluso la transpiración puede causar quemaduras y rojeces.

Pero para evitar un ascenso brusco de temperatura, hay que ejercitarse en momentos frescos del día, evitando las horas cercanas al mediodía o cuando el sol está muy intenso, si lo que se prefiere son los lugares al aire libre para quemar calorías. Es bueno usar viseras, protectores solares de alto factor de protección y resistentes al sudor y aplicarlos más o menos media hora antes de salir al exterior. Recuerda que la práctica de deportes al aire libre puede ser actividad muy beneficiosa, pero de riesgo por la aparición de manchas en la piel e incluso el cáncer cutáneo.

La ropa a usar debe ser ligera, suelta, de materiales como algodón, que evaporen sudor y la mejor compañía siempre será una botella de agua para mantener el equilibrio corporal en todos los sentidos.

No está de más volver a reiterar que antes de comenzar un programa de ejercicios, es necesario consultar al médico para descartar problemas de salud quizá ocultos y saber exactamente cómo debe ser la rutina semanal adecuada para la edad o condición física que tenemos.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye