0
Publicado el 7 Agosto, 2018 por Yamila Berdaye en Le contesta Bohemia
 
 

Veo mal

Veo mal

La experiencia cubana de más de dos siglos de prestaciones médicas en oftalmología tiene elevado prestigio nacional e internacional. (Foto: radiobayamo.icrt.cu).

A cargo de YAMILA BERDAYE

Si se pasa trabajo para leer a distancias cortas y se tiene alrededor de 45 años de edad es probable que se esté padeciendo presbicia, también conocida como vista cansada, según explican especialistas en oftalmología. Esta sintomatología la nota casi el ciento por ciento de la población, aunque también aclaran los médicos que unas personas la perciben antes que otras.

“La presbicia forma parte del envejecimiento natural de nuestro cuerpo y su aparición no se puede evitar”, explica el doctor Fernando Llovet, director de Clínica Baviera en España. Esto sucede porque en nuestros ojos tenemos un lente llamado cristalino con el que, gracias a un proceso que se llama acomodación, logramos enfocar de lejos. “Con el paso de los años, el cristalino va perdiendo su elasticidad, y con ello su capacidad de enfoque”, añade.

Sin embargo, si tienes menos de 40 años y aprecias que a veces tienes la visión algo borrosa y los ojos enrojecidos o irritados, no es para inquietarse, estas señales no necesariamente tienen que coincidir con la vista cansada, puede que lo que se padezca sea una fatiga ocular. Ambos inconvenientes aunque suelen confundirse, son completamente distintos.

“La presbicia es una condición fisiológica totalmente normal que se produce con los años. La fatiga ocular ocurre porque nuestros ojos realizan mucho esfuerzo para proporcionarnos la mejor visión posible, y esto provoca que nuestra vista se canse produciendo molestias visuales. Es un trastorno transitorio y puede ocurrir a cualquier edad”, apunta el doctor Llovet.

Prevenir la presbicia es imposible, por tratarse de una consecuencia del envejecimiento y en contra de lo que pueda parecer, no hay estudios científicos que demuestren que utilizar durante muchas horas el ordenador o diferentes dispositivos móviles ayuden a que los síntomas se adelanten. “Es posible que si estamos forzando mucho más la vista a edades más tempranas la fatiga visual sea más precoz, pero es una suposición. No obstante, como recomendación general se deben hacer pausas frecuentes durante el uso de estos dispositivos”, indica el galeno.

No obstante, la mala visión que provoca la presbicia puede corregirse, una solución es el uso de espejuelos, esos que usualmente se conocen como de cerca o para leer, igual existen técnicas quirúrgicas con buenos resultados como la cirugía de cristalino que permite suplantar el envejecido por una lente intraocular multifocal que hará la misma función.

“La operación es sencilla, se realiza de manera ambulatoria (sin hospitalización), se suele usar una anestesia tópica (gotas) y el tiempo de recuperación del paciente es habitualmente corto. Además de corregir la presbicia, podemos minimizar otros defectos asociados, como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo y prevenimos la futura aparición de cataratas”, explica Llovet. Eso sí, nos advierte que antes de someterse a este proceso es necesario realizar una consulta preoperatoria para que el oftalmólogo determine si la persona reúne los requisitos necesarios para someterse a la operación. “En general, serán candidatos los pacientes présbitas que hayan desarrollado o no cataratas, y sin otras enfermedades significativas en la córnea, la retina o el nervio óptico”, concluye.

Nuestro país cuenta con tecnología avanzada para acometer la cirugía de catarata o tratar defectos visuales, según el Doctor en Ciencias Juan Raúl Hernández Silva, presidente de la Sociedad Cubana de Oftalmología. El Instituto Cubano de Oftalmología Ramón Pando Ferrer, en La Habana, constituye centro de referencia nacional e internacional de la especialidad y además es centro rector de docencia con prestigiosos especialistas y profesores.


Yamila Berdaye

 
Yamila Berdaye